viernes

Reseña: El éxtasis de Gabriel de Sylvain Reynard

Tras varios meses de espera, el profesor Gabriel Emerson y Julia Mitchell, su alumna, acaban consumando su amor e inician una apasionada relación en la clandestinidad. Apartados del mundo durante unas románticas vacaciones en Italia, Gabriel la instruye en las delicias del cuerpo y en el éxtasis de la sensualidad. Pero a su regreso, su felicidad se ve amenazada por las estrictas normas académicas y por una ex amante celosa. Tras ser descubiertos, el consejo universitario exonera a la joven de toda responsabilidad, con la única condición de que no vuelva a tener contacto con el profesor hasta que se gradúe... ¿Volverán a caer en la tentación?

¿Qué nos ha gustado?
- Cuidado en los detalles: al igual que su predecesora, El éxtasis de Gabriel es una novela muy bien trabajada, en la que se aprecia la meticulosidad con la que Sylvain Reynard ha construido la obra, capa tras capa, con un mimo especial por los detalles. El autor inserta pequeñas pinceladas de arte, música y literatura a lo largo de la trama sin dejar de lado, al mismo tiempo, la profundidad sentimental y psicológica, que es la nota predominante en la obra.
- Un romance que se mantiene: El éxtasis de Gabriel sigue con exactitud la esencia romántica y profunda que ya tuvo su antecesora, dotando a los dos protagonistas de una creciente sintonía mutua que ofrece un realismo pleno a esta relación. La novela es un retrato bello y tierno del amor, en el que, si bien es cierto que se pierde parte del encanto de la Divina Comedia que vimos en El Infierno de Gabriel, consigue despertar los sentimientos del lector conforme Julia y Gabriel no dejan de demostrar su amor mutuo.
- La bella Italia: Reynard concede en El éxtasis de Gabriel un mayor peso a los escenarios que en El Infierno de Gabriel. Las descripciones que el autor hace de Italia, de su comida y de su vida, de la historia y, por supuesto, de su literatura, aportan un toque más interesante de la novela y la arrancan del encasillamiento romántico de su antecesora.

¿Qué no nos ha gustado?
- La melancolía del amor: el camino de retrospectiva interiorista en el que se inserta Gabriel en esta segunda entrega de la serie, hace que la novela esté imbuida de un cierto carácter melancólico y triste en ciertas ocasiones. El lector se topa con un Gabriel más taciturno que antes, agobiado por los recuerdos del pasado y por el miedo de perder a Julia, lo que hace que la atmósfera de la novela no sea todo lo festivo que a muchos les gustaría.
- Multiplicando el sexo: una de las principales diferencias que se aprecia entre El Infierno de Gabriel y El éxtasis de Gabriel es el incremento de las escenas de sexo presentes en esta última novela. Cierto es que el primer libro ya contó con más de un momento picante entre Julia y Gabriel, pero en el caso de su sucesora, casi la mitad de la trama se centra en estos encuentros, sacrificando así parte de la bella historia de redención de Gabriel a cambio del sexo.

Artículos relacionados

El tiempo entre nosotros de Tamara Ireland Stone
Una cita con mi vida de Cecelia Ahern
Un amor despiadado de Sherrilyn Kenyon
Repentinamente sexy de Linda Francis Lee

0 comentarios :

Publicar un comentario