miércoles

Reseña: Destinada a gozar de Indigo Bloome

La doctora Alexandra Blake va a dar una serie de conferencias, pero los nervios que siente en el estómago tienen una causa mucho más excitante. Después de la conferencia se va a encontrar con Jeremy Quinn, famoso doctor y peligroso ex amante, la única persona con la que ha bajado la guardia completamente. Después de unas pocas copas de champán en un lujoso ático, Jeremy le hace una curiosa oferta: quedarse con el durante las siguientes 48 horas y aceptar dos condiciones. La primera de ellas hará que Alexandra esté completamente a merced de Jeremy y él hará que tenga una de las experiencias más sensuales y extremas que cualquier otra que haya vivido nunca.

¿Qué nos ha gustado?
- Estilo sintético: en algunos puntos de la novela, la prosa de Bloome puede resultar un tanto fría, demasiado seca, tal vez. Aún así, cuando nos acostumbramos a la particular narrativa de la autora la trama empieza a fluir con más facilidad, sin que reparemos en el desapego inicial del estilo de Bloome.
- Detalle sexual: en cuanto a las escenas eróticas, Destinada a gozar se acerca más al detallismo que ya vimos en Diario de una sumisa antes que a la concreción de Indiscrección. Indigo Bloome se explaya sin tapujos para describir con todo lujo de detalles los momentos más apasionados que viven los dos protagonistas, sin omisiones ni recatamientos de ningún tipo.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin grandes variaciones: aunque Destinada a gozar fue publicada antes de que la trilogía de Cincuenta sombras existiera, la novela adolece del mismo error que ya puntualizamos en Reflejada en ti y en Todo o nada: la repetición de clichés. Estamos ya un poco cansados de toparnos siempre con la misma clase de libros eróticos, en los que un hombre fuerte y sobreprotector introduce a una dulce e inocente joven en el mundo del sadomasoquismo. Seguro que existen otras muchas temáticas en el universo del erotismo a las que sacarle más provecho.
- Arranque decepcionante: Destinada a gozar es una novela con la que cuesta trabajo sentirse conectado en los primeros capítulos. Bloome introduce al lector en la vida de los personajes de una forma plomiza y aburrida, muy convencional y sin grandes riesgos, por lo que nos resultará complicado empezar la lectura sin algún que otro momento de aburrimiento.
- Una conclusión sin pasión: conforme nos vamos acercando a la mitad de la novela, nos damos cuenta de que toda la trama parece estar pensada para concluir en un último momento culminante para el que la autora nos va preparando poco a poco. Sin embargo, cuando llega este punto, la resolución es tan decepcionante que empaña el final del libro y nos deja con un cierto sabor amargo que, esperemos, pueda arreglar la siguiente novela de la serie.

Artículos relacionados
Los noventa días de Genevieve de Lucinda Carrington
No te escondo nada de Sylvia Day
Tentación de Nicole Jordan
Tengo tu número de Sophie Kinsella

0 comentarios :

Publicar un comentario