miércoles

Reseña: Búscame donde nacen los dragos de Emma Lira

Marina, una periodista madrileña que acaba de sufrir una ruptura amorosa, decide abandonar la ciudad e intentar encontrarse a sí misma en un idílico hotel rural en Tenerife. Pero una misteriosa calavera le pone sobre la pista del mayor secreto sobre una civilización perdida de la que apenas sabemos nada, los guanches.

¿Qué nos ha gustado?
- Ganando peso: durante, al menos, las cien primeras páginas, Búscame donde nacen los dragos no supone ningún gran descubrimiento. La ruptura personal de Marina y su búsqueda de nuevos aires no es demasiado original ya que este tipo principios dramáticos ha dejado hace tiempo de ser una gran sorpresa. Sin embargo, conforma la trama avanza y nos vamos adentrando en la vida de la isla junto a la protagonista, esta falta de originalidad se va quedando atrás y el argumento va cogiendo forma y atractivo con bastante rapidez, dejando en el olvido ese principio tan poco acertado.
- Viva el pasado: la trama de Búscame donde nacen los dragos es una combinación entre realismo, plasmado a través de las vicisitudes personales por las que atraviesa Marina, e histórica, en la que nos sumergimos en la época de los descubrimientos y el ayer más tardío de la isla. Es, precisamente, esta línea argumental la que más enseña al lector sobre las raíces, las costumbres y la esencia misma de la isla de Tenerife, puesto que por medio de los personajes insertados en ella nos adentraremos en la vida de los primeros moradores de la isla, en su cultura y en sus preciosas leyendas.
- Un elenco perfeccionado: desde el punto de vista estilístico, lo que más destaca de Búscame donde nacen los dragos es la caracterización que Emma Lira hace de las diferentes figuras que van a apareciendo en la novela. La autora se detiene con meticulosidad en cada personaje, incluso en los secundarios, y sondea a través de ellos un amplio abanico de motivaciones personales y sentimientos opuestos que sintetizan muy bien la esencia misma del hombre.
- Para todos: la prosa de Lira en Búscame donde nacen los dragos es muy asequible, sin recargamientos innecesarios ni largas descripciones espaciales. La autora opta por un estilo pensado para un público amplio que busque, sobre todo, una historia y no tanto un deleite narrativo. Sin embargo, aunque bastante asequible, Búscame donde nacen los dragos también resulta un tanto lenta, sobre todo a partir de la mitad de la obra.

¿Qué no nos ha gustado?
- Siguiendo tus pasos: la parte de la trama correspondiente a la vida personal de Marina no deslumbra tanto como su contrapartida histórica. No solo carece de los alicientes de suspense y dinamismo de esta sino que, además, resulta más previsible, sin que haya ningún acontecimiento de la vida de la protagonista que sorprenda por lo inesperado de su aparición.

Artículos relacionados
Tierra de David Vann
Después del terremoto de Haruki Murakami
El corazón de la jungla de Ann Patchett
Jóvenes corazones desolados de Richard Yates

0 comentarios :

Publicar un comentario