martes

Reseña: Alex de Pierre Lemaitre

La policía solo tiene de ella la descripción. Joven, tal vez en la treintena y -en eso han coincidido todos los varones que han presenciado lo ocurrido-, muy atractiva, cautivadora, una de esas mujeres de las que no se puede apartar la mirada. ¿Quizá por eso ese hombre la ha raptado? Trabajando contrarreloj, los investigadores identifican al secuestrador y descubren dónde la tenía prisionera... pero ella ya ha huido. Extrañamente, el caso empieza cuando debería haberse cerrado. ¿Quién es Alex en realidad? Nadie lo sabe. Aunque la víctima frágil que se imaginaban... eso no. Ella es más inteligente que su verdugo. Ella no perdona. Ella no olvida nada ni a nadie.

¿Qué nos ha gustado?
- Una chica peligrosa: Alex es una protagonista muy carismática cuyos titubeos iniciales quedan rápidamente apartados por una fuerte determinación que la convierte en el verdadero personaje peligroso de la novela. Su fortaleza deja a su secuestrador a la altura del betún y su arrolladora presencia pronto consigue atraer toda la atención del lector.
- Mejorando las historias de secuestros: desde el punto de vista argumental, Alex mantiene una cierta reminiscencia con otras novelas precedentes que ya hemos ido reseñando anteriormente, como Encerrada y a El coleccionista. Al igual que estos dos libros, Pierre Lemaitre nos muestra la historia de una mujer secuestrada que lucha por escapar de su prisión y de su carcelero. Pero a diferencia de las obras de Paul Cleave y Kerry Wilkinson, Alex presenta un argumento más original, en el que los papeles de buenos y malos no aparecen siempre muy bien diferenciados.
- Mezclando el drama y la investigación: la trama de Alex alterna entre el drama personal en el que está inmersa Alex y la investigación que Camille lleva a cabo para encontrarla, en una mezcla perfecta entre lucha por la supervivencia y argumento policíaco. Desde luego, esta combinación, unida al humor sarcástico de Camille hacen que la trama sea una imparable persecución a modo de gato y ratón.
- Jugando con la oscuridad: Alex posee un cierto regusto oscuro y gore que, si bien no es muy recomendable para los lectores más jóvenes, hará las delicias de los aficionados más acérrimos de los thrillers clásicos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Lentos pensamientos: las largas digresiones en las que sucumben tanto Alex como Camille hacen que algunos capítulos de la novela se vuelven demasiado lentos. Lemaitre invierte mucho tiempo en el interior de la mente de los dos protagonistas, algo que, si bien da profundidad a los personajes, a veces resulta un tanto aburrido para el lector.

Artículos relacionados
Un final perfecto de John Katzenbach
Soborno en Shanghai de Ridley Pearson
La muñeca dormida de Jeffery Deaver
Iron house de John Hart

1 comentarios :

Lo acabo de leer y me ha encantado jaja Coincido en todo aunque yo no me he percatado tanto de esos "Lentos pensamientos".

Publicar un comentario