miércoles

Reseña: Un mar oscuro de Anne Perry

¿Será Monk capaz de revelar la verdad oculta detrás de una conspiración mortífera en torno al comercio del opio? Corre el año de 1864. En la ribera del Támesis Monk queda consternado ante la espantosa mutilación de una mujer cuyo cadáver es hallado en el muelle de Limehouse. Pero cuando investiga el brutal asesinato y descubre la relación de la víctima con el doctor Lambourn, brillante científico fallecido recientemente y acérrimo defensor de una nueva ley de farmacia para regular la venta de opio, resulta evidente que no todo es lo que parece. La viuda de Lambourn se niega a creer el veredicto oficial según el cual la muerte de su marido fue un suicidio; está convencida de que fue asesinado después de que la investigación que estaba llevando a cabo fuera desacreditada por funcionarios del gobierno resueltos a no poner trabas al lucrativo comercio del opio. Mientras aumentan las presiones sobre la Policía Fluvial para que descubra al asesino de Limehouse, Monk emprende una precipitada investigación que ahondará en los aspectos más turbios del comercio del opio, amenazando con poner al descubierto una trama corrupta que salpica a los estratos más altos de la sociedad…

¿Qué nos ha gustado?
- Dentro de un juicio: una parte importante de Un mar oscuro se desarrolla entre juicios y careos, algo, aunque no extraño, tampoco demasiado habitual en las obras de Anne Perry. La autora conduce los enfrentamientos entre Rathbone y su poco escrupuloso contrincante con acierto, manteniendo la tensión y el nerviosismo hasta que termina el juicio y concluyendo con una escena final a modo de clímax muy bien pensada.
- Rathbone en profundidad: en Un mar oscuro el personaje que brilla con luz propia es, sin lugar a dudas, Rathbone. Perry nos adentra en el círculo profesional y personal de esta figura como nunca antes lo había hecho. Muy bien conducido está, por ejemplo, el paralelismo que se crea entre su fracaso matrimonial con Margaret y la defensa de su cliente, hasta el punto de que ambos planos se superponen y avanzan de forma conjunta hasta el final, enseñándonos el lado más profesional de Rathbone y, a la vez, sus puntos más débiles.

¿Qué no nos ha gustado?
- No estás entre los mejores: aunque Perry consigue durante la mayor parte de la obra mantener una intriga constante para que el lector no se escape a la menor oportunidad, la trama se vuelve, en algunos puntos, demasiado previsible. Esto es más claro si cabe a partir del primer tercio de la novela, cuando el argumento empieza a flojear y la identidad de los villanos comienza a quedar al descubierto.
- Hester en las sombras: en las anteriores obras de Perry ya nos habíamos acostumbrados a la presencia de Hester como coprotagonista indiscutible de Monk y Rathbone. Sin embargo, en Un mar oscuro su presencia pasa muy desapercibida, limitándose a un par de escenas domésticas en las que no se aprecia realmente la perspicacia habitual de este personaje, y alguna que otra ayuda esporádica a Monk. Un papel demasiado discreto para un personaje tan aprovechable como Hester.
- ¿Cómo lo has hecho?: Perry crea en su última novela toda una red de intrigas, secretos, traiciones y revelaciones bastante bien urdida que tiene como escenario principal una época de la historia contemporánea no demasiado tratado en la literatura: la guerra del opio. Esta trama resulta bastante interesante pero queda deslucida por completo con el final de la obra. Perry resuelve el enigma de la novela aunque el lector nunca llega a saber realmente cómo lo hace. Un broche final que huele demasiado a des ex machina y poco a coherente final.

Artículos relacionados
La muñeca dormida de Jeffery Deaver
El abrazo de la tigresa de Ian Hamilton
Soborno en Shanghai de Ridley Pearson
Dexter. El asesino exquisito de Jeff Lindsay

0 comentarios :

Publicar un comentario