lunes

Reseña: Un chico de lo más normal de Gordon Korman

El término «superdotado» nunca se ha aplicado a un chico como Donovan Curtis, quien es más conocido por sus bromas absurdas y estrafalarias. Cuando una de sus acciones tiene resultados verdaderamente desastrosos, parece que al fin ha ido demasiado lejos. Pero gracias a un error de uno de los administrativos del colegio, Donovan es enviado a la Academia de Excelencia Escolar (AEE), a formar parte de un programa especial para estudiantes dotados y talentosos. No era precisamente lo que Donovan tenía en mente, pero resulta que no podría haber un mejor escondite para él.Ahora solo tendrá que engañar a todos estos chicos con coeficientes intelectuales de genios y pasar inadvertido. A medida que los maestros y estudiantes de la AEE lo conocen, se dan cuenta de que Donovan no es bueno en mates o ciencias (o en nada, en realidad...),y su fachada corre el riesgo de desaparecer.

¿Qué nos ha gustado?
- Un protagonista como tú: Donovan es un personaje que deslumbra desde las primeras páginas por la naturalidad con la que está construido y la sencillez que marca su personalidad. Desde luego, no resulta complicado sentirse identificado con este personaje que parece tener un poco de todos nosotros pero que, al mismo tiempo, mantiene su propia presencia. Su paso por la Academia de Excelencia Escolar esconde, además, un mensaje interesante para el lector, en el que Gordon Korman nos invita a reflexionar sobre el talento y el paso de la infancia a la madurez de una forma amena y divertida.
- Me encantan los robots: la trama de Un chico de lo más normal combina un poco de acción, algo de romance y, sobre todo, mucha robótica. Los robots tienen una importancia esencial dentro de la trama y, desde luego, el que construye Donovan bien podría ganarse el premio al androide más carismático y divertido del año. Asi que para aquellos a los que les gusten los cachivaches electrónicos y la inteligencia artificial mejorada, Un chico de lo más normal es una novela muy recomendable.
- Ríete de tu vida: la prosa de Korman en Un chico de lo más normal es sencilla, clara y, desde luego, muy directa, carente de artificios y con un vocabulario más rico del que vimos en Una nota falsa. Pero, sin lugar a dudas, lo que más destaca de la narrativa de Korman es su desbordante humor que nos hará reírnos hasta cansarnos y nos situará junto a Donovan en situaciones divertidas que nos arrancarán más de una carcajada.

¿Qué no nos ha gustado?
- Demasiado cambio: Un chico de lo más normal está narrada utilizando el punto de vista múltiple de tal forma que el lector se adentra en la trama a través de las perspectivas cambiantes de distintos y muy diversos personajes, tanto adultos como adolescentes. Esto, aunque podría resultar atractivo a primera vista, no acaba por funcionar de la forma esperada en la obra ya que Korman no logra imbuir las voces narrativas de cada personaje de un toque especial y distintivo por lo que, al final, el cambio constante de perspectiva solo consigue entremezclar personajes e historias.
- Muy corto: la poca extensión de Un chico de lo más normal -que posee apenas 264 páginas- hace que la trama de la novela pase tan deprisa delante de nosotros que no nos de tiempo a disfrutarla como es debido. En una tarde habremos terminado el libro, que sabe a poco y deja al lector con ganas de saber más sobre Donovan y su nueva vida en la Academia de Excelencia Escolar.

Artículos relacionados 
Mejor Manolo de Elvira Lindo
La vida iba en serio de Jorge Javier Vázquez
Sobrevivo de Alex Morel
El increíble caso de Barnaby Brocket de John Boyne

0 comentarios :

Publicar un comentario