martes

Reseña: Rendez-vous en negro de Cornell Woolrich

Es 31 de mayo, el día antes de que Johnny se case con su prometida, Dorothy, éste la espera, apoyado en la pared de la tienda en la que siempre se encontraban. Sin embargo, Dorothy llega tarde. Johnny descubre que su prometida se ha visto envuelta en un accidente en el que están involucrados un grupo de borrachos, un avión y una botella de licor vacía. Entonces, Johnny decide que hará pagar a los culpables, atacando a sus hijas, esposas y amantes.

¿Qué nos ha gustado?
- Imprimiendo más dramatismo: a diferencia de algunas de sus anteriores novelas de género negro, en Rendez-vous en negro, Cornell Woolrich opta por un creciente desarrollo personal de las figuras narrativas, haciendo más incidencia sobre la complejidad sentimental, y, por supuesto, introduce unas dosis extra de suspense, dramatismo y detalles gore que no existían en La novia vestía de negro ni en La ventana indiscreta, por ejemplo. Desde luego, Rendez-vous en negro supone una vuelta de tuerca más perfeccionada que sus sucesoras.
- Empezando con impactante realismo: Woolrich inicia la trama de Rendez-vous en negro con un capítulo que fácilmente podría calificarse como el mejor de toda su trayectoria. El autor captura en poco más de diez páginas el drama que supone la pérdida de un ser querido, a través de un retrato sentimental cargado de fuerza que culmina con la decadencia final del protagonista y el inicio de su venganza. Un arranque espectacular que adentra al lector en la novela de una forma inmejorable.
- Un suspense sangriento: lo mejor que tiene Rendez-vous en negro es la forma con la que Woolrich mantiene el misterio en la trama. El autor sabe perfectamente cómo mantener en tensión al lector conforme la lista de víctimas de Johnny sigue aumentando en un tobogán de muertes y misterios. Para ello, Woolrich juega con inteligencia con la apariencia y el nombre del protagonista –que ni siquiera el lector conoce–, para mantener el suspense en alza mientras el lector se esfuerza por descubrir quién, de todos los varones de la novela, es realmente Johnny.
- La locura descrita con belleza: la prosa de Woolrich ha recibido muchos calificativos desde que el autor publicara su primera novela allá por la década de los 40. Sin embargo, no es hasta que nos adentramos en el estilo metáforico, en las descripciones evocadoras y en la narrativa fresca y distendida presente en Rendez-vous en negro cuando nos damos cuenta realmente del brillante autor que es Woolrich. Solo por disfrutar de la prosa magistral del escritor merece la pena perderse en la historia de venganza de Johnny.

¿Qué no nos ha gustado?
- Retomando viejas líneas: ya desde las primeras páginas de Rendez-vous en negro, el lector no tarda en percatarse del claro parecido que mantiene la novela con una de sus predecesoras más ilustres, La novia vestía de negro. En este caso, contamos con un novio herido que pierde a su prometida poco antes de casarse en lugar de una novia que pierde a su prometido antes de casarse como fue el caso de La novia vestía de negro pero, quitando este pequeño cambio de sexo, la trama sigue la misma línea: una persecución de los culpables y una venganza fría y calculada.

Artículos relacionados
Venganza de Benjamin Black
Los terroristas de Maj Sjöwall y Per Wahlöö
Una oscura obsesión de Kenneth Oppel
Culpable de Lisa Ballantyne

0 comentarios :

Publicar un comentario