martes

Reseña: Mystic City de Theo Lawrence

Una ciudad dividida, un amor destinado a durar para siempre y una mentira que puede cambiarlo todo... Dos familias enemigas, los Foster y los Rose, mueven los hilos invisibles de Nueva York. Tras años de ardiente confrontación, ahora la ciudad va ser testigo de un acontecimiento inaudito: Aria Rose y Thomas Foster, los primogénitos de cada familia, van a casarse, y su matrimonio simbolizará la unión inquebrantable de los dos linajes. Mientras tanto, en las Profundidades, un grupo de rebeldes trama una virulenta rebelión política que podría hacer temblar los pilares de la ciudad y acabar con todo lo que los Rose y los Foster han construido...

¿Qué nos ha gustado?
- Una prosa madura: el estilo de Theo Lawrence no tiene nada que ver con el pastiche simplista que ancla la narrativa de muchas obras enmarcadas dentro del género juvenil. El autor demuestra en Mystic City que la edad de su público no es razón suficiente para prescindir de una prosa compleja, que no llega a aburrir ni a perderse en grandes propuestas, y que recrea el romance imposible de Aria con efectividad y buen hacer.
- Viviendo un amor prohibido: la trama de Mystic City retoma la línea argumental de la obra shakesperiana de Romeo y Julieta, incorporando muchas de las temáticas que también están presentes en este drama, como las familias enfrentadas y, por supuesto, el amor prohibido. Pero, a pesar de las similitudes, Lawrence construye la historia de Mystic City de tal forma que no da la impresión de que es una trama reciclada sino una revisión del clásico, muy bien fundamentado, que no se limita a copiar, sino que opta por la reinvención.
- Entretenimiento sin descanso: Mystic City es una novela muy dinámica, aderezada con traiciones, algún que otro giro imprevisto y sentimientos encontrados. Desde luego, el lector no se aburrirá con la historia de Aria y la rapidez que impera en el ritmo argumental hará que la novela pase delante de nosotros casi en un suspiro.

¿Qué no nos ha gustado?
- Frenando en seco: el final de Mystic City es, tal vez, lo más decepcionante que tiene la novela. Todo el dinamismo de la obra se detiene de repente en una conclusión que no solo resulta muy apresurada sino que no cierra de forma convincente algunas cuestiones planteadas a lo largo de la trama. Esperemos que Lawrence tenga una continuación escondida debajo de la manga…
- Sin pasado ni presente: uno de los detalles que más se echa en falta en Mystic City es la falta de precisión que lastra el escenario de la obra. Al estar ambientado en un universo distópico, el lector espera un cierto bagaje informativo para entender mejor cómo y cuándo se llegó al entorno apocalíptico en el que se enmarcan Aria. Pero Lawrence prescinde de todos estos detalles, dejando la historia de la ciudad y del escenario principal bastante descontextualizada.

Artículos relacionados
La puntuación de Lauren McLaughlin
Legend de Marie Lu
Trono de cristal de Sarah J. Maas
La selección de Kiera Cass

0 comentarios :

Publicar un comentario