martes

Reseña: Los tres secretos del samurai de Blanca Álvarez

Ambientada en el Japón del siglo XVIII, Los tres secretos del Samurai cuenta la historia de Tomiko, quien, siendo apenas una adolescente, marcha de su casa con el propóito de librar a su hermana pequeña de un matrimonio de conveniencia con un hombre aborrecible.En su camino, la muchacha encuentra a seres mágicos que deciden ayudarla, aunque no a cambio de nada. Para salvar a su hermana, la muchacha decide ponerse a su merced, renunciar a su identidad y convertirse en Susanô, el samurái del dragón. Como guerrero, Tomiko vivirá innumerables aventuras y conocerá a dos hombes que marcarán su destino: el valiente Shuzai y Hanzaburo, el hijo del zorro.

¿Qué nos ha gustado?
- El suspense del samurai: el gran acierto de Blanca Álvarez en Los tres secretos del samurai es la habilidad con la que la autora maneja el misterio dentro de la trama. Los secretos que esconde Susanô y la verdad acerca de su existencia se van desgranando poco a poco, asegurando el interés del lector hasta el final. Y es que, más que una novela histórica, Los tres secretos del samurai es una obra de misterio, con el suspense como principal baluarte de la novela.
- Entre la realidad y la magia: Los tres secretos del samurai es una novela que juega mucho con la realidad de la sociedad nipona y con el trasfondo místico de sus tradiciones. La presencia de un personaje tan misterioso, semi-divino y cautivador como la Mujer Araña o como Hanzaburo, cuyas existencias se sitúan en el límite entre la realidad y la ficción, aporta, sin duda, un carácter más interesante a la trama y sintetiza toda la belleza de los mitos japoneses.
- La fortaleza de un guerrero: el personaje que mejor construido está en Los tres secretos del samurai es Susanô. El apuesto samurai nacido de la venganza y del amor es la figura que desarrolla más complejidad y evolución dentro de la novela y el que lidera con más entereza el elenco. Además, a través de su propia vida, Álvarez presenta al lector todos los recovecos de la clase samurai, muy bien sintetizados por la autora.

¿Qué no nos ha gustado?
- Una prosa poco cristalina: aunque a Álvarez ya la conocemos gracias a sus obras juveniles El amor es un cuento, en Los tres secretos del samurai su estilo narrativo resulta menos claro que en sus obras precedentes. El exceso de adjetivos y el carácter ciertamente pausado de su escritura hacen que la prosa se vuelva empastada y, a veces incluso monótona, sin la claridad, desde luego, que presentaba Aún te quedan ratones por cazar, por ejemplo.
- Sin escenarios nipones: algo que se echa en falta en Los tres secretos del samurai es una mayor profundidad en las contextualizaciones. Los escenarios del Japón medieval quedan bastante desdibujados a pesar del partido que Álvarez podría haber sacado de ellos. Parece como si la autora se hubiera centrado demasiado en los personajes y en la trama, dejando a un lado el bello entorno en el que se desplazan estos.

Artículos relacionados
El amante japonés de Rani Manicka
La perla de China de Anchee Min
Flores y sombras de Lian Hearn
El imperio de plata de Conn Iggulden

1 comentarios :

Hola buenos días. A mí el libro me ha encantado. Coincido con vosotros en que los se centra mucho en los personajes, pero es que éstos dan mucho juego y tienen mucha fuerza.
A mí me ha parecido fácil de leer y si bien podía haber hecho más hincapié como decís en los entornos, tal vez hubiese resultado un libro demasiado largo.
Un saludo!

Publicar un comentario