jueves

Reseña: La verdad de la señorita Harriet de Jane Harris

Os parecerá extraño que sea yo la primera en hablar de Ned Gillepsie, pero ¿quién sino yo iba a hacerlo? Así empieza su historia Harriet Baxter, una dama de casi ochenta años que en 1933, cómodamente instalada en su casa de Londres, recuerda un día de primavera de 1888, cuando ella, que ya rondaba los treinta y cinco años y estaba condenada a ser una solterona, visitó por primera vez Glasgow con ocasión de la Exposición Internacional. En uno de sus paseos por las calles de la ciudad, Harriet volvió a encontrar a Ned Gillepsie, un joven pintor de la escuela de Glasgow, y se empeñó entonces en conocer a toda su familia. Las visitas a la casa donde vivía el artista con su esposa y sus dos hijas fueron cada vez más frecuentes, hasta que un crimen cambió por completo el destino de los Gillepsie, y Harriet de repente tuvo que vérselas con la justicia. ¿Por qué la policía llegó a sospechar de una dama tan entregada? La voz de la anciana va desgranando una versión muy personal de los hechos... Está en manos del lector fiarse o no de sus palabras.

¿Qué nos ha gustado?
- A medio camino entre dos siglos: la trama de La verdad de la señorita Harriet se desarrolla entre los años finales del siglo XIX y los primeros del XX, conforme los acontecimientos se desplazan entre el pasado y el presente de Harriet. Lejos de perder el ritmo con estos constantes cambios espacio-temporales, Jane Harris consigue imprimir en la trama la fluidez necesaria para recrear el paso del tiempo, sin provocar grandes saltos argumentales en el intento.
- La belleza de la mujer: Harriet, la protagonista de La verdad de la señorita Harriet, es un personaje fascinante. Su vida es el centro absoluto de la trama y su figura se erige con firmeza desde las primeras páginas. Harris la dota de una profundidad absoluta y su voz como narradora es realista y atractiva, perfecta para adentrar al lector en su alma propia y en el entorno que rodeó el caso de asesinato en el que se vio implicada durante su juventud.
- Los secretos ocultos de ayer y de hoy: La verdad de la señorita Harriet es una novela en la que, a pesar de su contextualización histórica, prima de forma absoluta el suspense. Según Harriet va desvelando su vida presente y pasada, Harris juega con las mentiras que la protagonista esconde para mantener en vilo al lector y hacer que la tensión vaya aumentando de forma paulatina en un in crecendo muy bien conducido que hará las delicias de los lectores más aficionados a los secretos de familia y a las verdades ocultas.

¿Qué no nos ha gustado?
- Decayendo en los últimos compases: según vamos leyendo, se va apreciando una progresiva decadencia de la trama. El contraste entre la belleza y la contemplación narrativa que impera en la primera parte pierde su empuje a partir de la mitad de la obra, hasta llegar a un final bastante decepcionante que empaña la preciosa historia de Harriet.
- Empastando las descripciones: la prosa de Harris recuerda, en gran medida, el estilo característico de algunos autores británicos precedentes, de los que la autora parece haber heredado muchas virtudes –como la sutileza que marca su estilo o el fino humor presente en sus diálogos– pero también algún que otro defecto. El más claro es la densidad que lastra las descripciones, que, en más de una ocasión, ralentizan de forma excesiva el ritmo de la novela.

Artículos relacionados
La hermana de Freud de Goce Smilevski
La escandalosa señorita Pilgrim de Frederica Sagor Maas
Llegaré hasta ti de Tara Hyland
El coraje de la señorita Redfield de Ana Redfield

3 comentarios :

En fin, todo lo que te ha gustado queda sepultado por lo que NO te ha gustado. Es pesada.

Es una novela más bien para un público adulto. De 30-40 años en adelante.

Publicar un comentario