lunes

Reseña: Gangster squad de Paul Lieberman

Gangster Squad (Brigada de Élite) es una novela perfecta, documentada con entrevistas obtenidas de los propios protagonistas, periódicos de la época y archivos de hemeroteca. Con una trama que recorre en profundidad los principales eventos ocurridos entre las décadas de los 30 y los 50 del pasado siglo XX. Basada en hechos reales, nos adentra en los oscuros días en que los gangsters dominaban la ciudad de Los Angeles a base de soborno y extorsión, y controlaban el negocio de la prostitución, el juego ilegal y las armas. Es entonces cuando el Departamento de Policía lanza a sus calles una brigada especial que luchará contra el crimen organizado.

¿Qué nos ha gustado?
- Profundizando en el lado oscuro de la ley: a través del grupo protagonista, que se encarga de hacer justicia según sus propios criterios, Paul Lieberman nos acerca no solo un retrato de una época convulsa y compleja de los EE.UU. sino también una muestra inmejorable del punto de inflexión decisivo que marcó la transformación de la ley estadounidense. Un momento histórico bastante particular que Lieberman sabe acercar con bastante tiento.
- Estructura compleja: si algo caracteriza Gangster squad es su estructura no lineal. Lieberman dispone los acontecimientos de tal forma que los saltos son constantes. Esto hace que la trama sea bastante compleja y requiera una cierta atención por parte del lector si éste quiere comprender
- Una aparición de sobresaliente: Lieberman demuestra en Gangster squad estilo metafórico y muy visual con un toque profundo y psicológico que imbrica al autor en la tradición más clásica del thriller negro.

¿Qué no nos ha gustado?
- La ley más lenta: Gangster squad es una novela muy lenta, con un desarrollo de acontecimientos excesivamente pausado y un avance que puede incluso aburrir. El último trabajo de Lieberman no es, desde luego, una obra muy recomendable para aquellos que desean una novela rápida y dinámica.
- Sin escenarios: si algo puede achacare a la prosa de Lieberman es su ausencia, total y parcial, de descripciones. Los espacios históricos en los que se desarrollan los acontecimientos aparecen desdibujados, casi como un borrón secundario, lo que hace que el lector nunca llegue a adentrarse realmente en la época en la que se desarrolla la novela de forma completa.

Artículos relacionados
Soborno en Shanghai de Ridley Pearson
Hitman damnation de Raymond Benson
El centinela de Robert Crais
Los reyes de lo cool de Don Winslow

0 comentarios :

Publicar un comentario