viernes

Reseña: El hilo invisible de Laura Schroff y Alex Tresniowski

Una tarde lluviosa, Laura Schroff pasó junto a un niño que mendigaba en una esquina de Nueva York. Siguió caminando, pero algo la hizo detenerse y volver sobre sus pasos. Tras cambiar algunas palabras con el niño, lo invitó a comer en un McDonald’s. Continuó invitándolo durante los cuatro años siguientes. Con el tiempo, las vidas de ambos cambiaron, pero siguieron en contacto. Casi treinta años después, aquel niño, Maurice, está casado y tiene una familia propia. Ahora trabaja para cambiar las vidas de otros niños desvalidos como él.

¿Qué nos ha gustado?
- Para reflexionar: El hilo invisible es, sobre todo, una obra para pensar, en la que Laura Schroff y Alex Tresniowski abordan muchas cuestiones trascendentales de una manera directa y sin tapujos. A través de la vida de Maurice y Laura, conoceremos las circunstancias tan complicadas a las que se enfrentan muchas personas para poder sobrevivir en medio de la pobreza, al tiempo que profundizaremos en el lado menos amable de la infancia. Un trasfondo literario pensado y conducido para despertar el lado más sensible del lector y moverle a la acción.
- Adentrándonos en el alma humana: El hilo invisible es, ante todo, una novela sobre el ser humano. No tanto sobre su lado más mezquino, ese que a veces nos sorprende por su crueldad, sino sobre su cara más compasiva. Y es que la trama de El hilo invisible es algo más que las vidas opuestas de una mujer y un niño que se encuentran en circunstancias extrañas; es la historia de superación personal y ayuda mutua en la que se ven inmersos estos dos personajes, y que sirve a Laura Schroff y Alex Tresniowski para mostrar al lector el lado más profundo, bello e insondable de las relaciones humanas.
- Una prosa con emociones: la belleza de las descripciones, unido al sentimentalismo y la fuerza que Laura Schroff y Alex Tresniowski imprimen en los acontecimientos, hacen de El hilo invisible una lectura profunda, llena de emociones encontradas y situaciones memorables con la que, seguro, dejaremos caer alguna que otra lagrimilla. La prosa nos acompaña en todo momento, sin caer en diálogos empastados ni monólogos internos insulsos de tal forma que El hilo invisible se convierte en una lectura llena de dramatismo pero sin demasiados momentos melancólicos ni aburridos.
- Siendo parte de tu vida: los personajes principales de El hilo invisible, Maurice y Laura, están tan bien construidos, imbuidos de una carga emocional tan fuerte, que no tardaremos en vernos inmersos en sus vidas y en sus problemas. Al final, la amistad que surge entre ambos protagonistas se convierte en una historia auténtica de la que el lector se siente parte sin quererlo gracias a la cercanía que demuestran estas dos figuras.

¿Qué no nos ha gustado?
- Un poco lento: el único pero que puede achacarse a El hilo invisible es la lentitud del ritmo general de la trama. Laura Schroff y Alex Tresniowski no consiguen mantener el dinamismo de los primeros capítulos durante toda la obra y, a partir de la mitad, algunos de los episodios intermedios resultan un poco repetitivos y, sobre todo, muy lentos.

Artículos relacionados
Cristal de Sam Savage
Los recuerdos de David Foenkinos
La vida iba en serio de Jorge Javier Vázquez
Mejor Manolo de Elvira Lindo

1 comentarios :

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario