miércoles

Reseña: El camino mozárabe de Jesús Sánchez Adalid

Doce años después de publicarse El mozárabe, la emblemática novela que lleva vendidos más de un millón de ejemplares, cuyo éxito traspasó fronteras y que está ya unida a los grandes del género, como Los pilares de la tierra, Memorias de Adriano o El último Catón, Jesús Sánchez Adalid vuelve a tranportarnos al maravilloso y subyugante escenario del siglo X de la mano de personajes inolvidables. Los lectores que quedaron fascinados con El mozárabe volverán a disfrutar en estas páginas con legendarios episodios, como la épica batalla de Simancas, donde Abderramán III perdió su precioso ejemplar del Corán; la peligrosa misión llevada a cabo por la reina Goto, viuda del último rey de Gallaecia, para rescatar las reliquias de san Paio, que reposan en tierra infiel, algo que muchos intentaron antes y ninguno logró; o la delicada tarea de las embajadas enviadas por Abderramán III y el rey Radamiro, las cuales se cruzan en la vieja ruta hispana, presa de guerras y batallas desde tiempos inmemoriales.

¿Qué nos ha gustado?
- Distintas vidas, un mismo destino: la trama de El camino mozárabe es, en realidad, una mezcolanza de las vidas de sus distintos personajes a los que el lector irá siguiendo, de forma alterna, conforme avanza la obra. Este multiperspectivismo aporta una visión muy rica sobre la vida de la Península allá por el año 939 puesto que cada figura ofrece una perspectiva diferente y, en la mayoría de los casos, contrapuesta de una misma realidad: la lucha entre moros y cristianos por el control de los territorios españoles.
- Córdoba en su esplendor: el escenario que más destaca en El camino mozárabe es, sin lugar a dudas, Córdoba. La ciudad andaluza se convierte en el verdadero eje de la novela gracias a maravillosa reconstrucción que Sánchez Adalid hace de ella. La tiranía de Abderramán sobre sus ciudadanos, las miserias y tristezas, el colorido de las calles y, sobre todo, la vida más humilde y suntuosa de los musulmanes, quedan recogidas con la maestría descriptiva que Sánchez Adalid ya nos demostró en El mozárabe.
- La lucha por el poder: a diferencia de su predecesora, El camino mozárabe se centra menos en las vidas individuales de los distintos personajes y concede una importancia esencial al trasfondo político y social que rodea los acontecimientos. Las conspiraciones y las traiciones encubiertas pasan a un primer plano, lo que aporta un mayor dinamismo a la obra y convierte la trama en una sucesión de luchas por el poder, en las que no hay atisbo alguno de piedad o remordimientos.
- La prosa de El mozárabe: la narrativa de Sánchez Adalid no ha cambiado un ápice con respecto a su anterior novela, a pesar de que entre ambas hay una diferencia de más de diez años. El estilo lírico y muy descriptivo, unido, por supuesto, a esa habilidad del autor para construir los personajes históricos que integran la novela, sigue intacto en El camino mozárabe. Por ello, para aquellos que disfrutaron con la prosa de El mozárabe, su sucesora será una apuesta segura aunque no tan recomendable para quienes vieron en el estilo de Sánchez Adalid demasiado retorcimiento estilístico.

¿Qué no nos ha gustado?
- Lectura previa imprescindible: antes de adentrarnos en la última obra de Jesús Sánchez Adalid es imprescindible leer la novela precedente, El mozárabe, el libro que dio a conocer al autor hace más de diez años. Su sucesora no solo sigue de forma clara el mismo estilo sino que, además, la trama es una continuación exacta de la obra anterior por lo que el lector no entenderá toda la obra sin antes haber pasado por las páginas de El mozárabe. Esto, aunque no puede considerarse un fallo en sí mismo, supone un claro lastre de la trama, incapaz de funcionar de forma autónoma sin su predecesora.

Artículos relacionados
Boabdil. Un hombre contra el destino de Antonio Soler
Un reino lejano de Isabel San Sebastián
El secreto del Nilo de Antonio Cabanas
Imperator de Isabel San Sebastián

3 comentarios :

La novela es una maravilla. Se lee muy bien, gracias a una prosa muy cuidada y agradable. Yo también pensé que sería una continuación de El Mozarabe, pero sólo se relacionan por la época. Por tanto, no estoy nada de acuerdo en que sea necesario leer primeramente El Mozarabe. Nada de eso. Son dos novelas completamente diferentes que se pueden leer por separado, pues no coinciden ni en la trama, ni en la forma ni en los protagonistas. No se debería simplificar tan fácilmente...

No conocia las novelas de Jesus SanchezAdalid estoy leyendo el camino...me encanta. No puedo parar. Descripciones paisajisticas por ejemplo ribera sacra, etc estupenda, Santo Estevo, San Pedro de Rocas estuve rste verano...leere el mozarabe

Como se puede decir que es una continuación del "El Mozárabe"???? Abderamán III posterior a Al-Hakem???????

Publicar un comentario