miércoles

Reseña: Una oscura obsesión de Kenneth Oppel

Los jóvenes hermanos Víctor y Konrad llevan una apacible vida en el castillo familiar. Junto con su prima Elizabeth se han convertido en inseparables, en cómplices de juegos y aventuras. Reciben clases privadas, practican esgrima, montan a caballo y recorren incansables los pasadizos del castillo de los Frankenstein. Pero, cuando Konrad cae gravemente enfermo, sus vidas darán un giro inesperado y sus inocentes aventuras de juventud se volverán demasiado reales. En la inquieta mente de Víctor aparecen dos certezas: que para curar a su hermano deberá encontrar la receta del legendario Elixir de la Vida y la convicción de que siente una profunda e irrevocable atracción por Elizabeth, a pesar de saber que la joven y Konrad están enamorados. Una oscura obsesión invade su mente: ¿será capaz de traspasar las fronteras de la vida, la ciencia y el amor? Y, más aún, ¿cuánto está dispuesto a sacrificar para salvar la vida de su hermano?

¿Qué nos ha gustado?
- Un estilo cargado de fuerza: Kenneth Oppel demuestra todo su potencial como escritor en Una oscura obsesión. Algunas escenas que, muy posiblemente, se hubieran convertido en una masa incierta de acontecimientos si las hubiera escrito otro autor, adquieren coherencia gracias al estilo claro y sencillo de Oppel. Eso sin contar con los diálogos, verdaderas joyas de la prosa del escritor norteamericano.
- Analizando la mente: Una oscura obsesión es una novela perfecta para conocer el nacimiento y la conformación de una de las obsesiones más célebres de la historia de la literatura. Oppel no solo hace un brillante trabajo al plasmar toda la enrevesada formación del carácter y la personalidad obsesiva de Víctor sino que también mantiene un interesante equilibrio entre los aspectos psicológicos de los personajes y la tensión argumental entre ellos.
- La precuela de un clásico: Oppel reconstruye con acierto la infancia de Víctor. El autor no pierde la esencia ni el contexto original de la obra de Mary Shelley y aporta, por el contrario, un interesante complemento a este clásico de la literatura que gustará por igual a los fans más acérrimos de Frankstein y a los menos familiarizados con esta novela.
- Gótico mundo: como precuela de una obra del género gótico como es Frankstein, Oppel ha conseguido mantener intacta la atmósfera siniestra y oscura de la obra original. El lector recorrerá túneles tenebrosos, bosques sombríos y todo un sinfín de escenarios que son claros herederos de la literatura gótica del siglo XIX.

¿Qué no nos ha gustado?
- Una obsesión lenta: el mayor defecto que puede achacarse a Una oscura obsesión es la lentitud que marca todo su argumento. Los acontecimientos, sobre todo los relacionados con los primeros capítulos, se desarrollan tan despacio que tendremos que echar mano de paciencia para continuar con la historia y acostumbrarnos al ritmo general de la obra.

Artículos relacionados

0 comentarios :

Publicar un comentario