jueves

Reseña: Una cita con mi vida Cecelia Ahern

¿Y si tu vida te mandara cartas pidiéndote una cita, irías? Lucy Silchester suele esconder su cabeza debajo de la almohada. Ha pasado demasiado tiempo ignorando la vida sin querer darse cuenta de ello. Recibe una invitación de su vida, un personaje masculino que como un pepito grillo la obligará a pasar cada segundo de su vida presente y de forma auténtica hasta lograrlo por completo.

¿Qué nos ha gustado?
- Enamorándonos de nuestra vida: el periplo de Lucy con su vida combina un poco de distintos género. Es memorable, cargada de dramatismo y, al mismo tiempo, romántica, aderezada con algún que otro giro humorístico que Cecelia Ahern inserta a de vez en cuando en la historia. Pero sobre todo la trama de Una cita con mi vida es un bello reflejo de la propia vida, en la que el lector no tardará en encontrarse a sí mismo en muchos de los acontecimientos con los que se enfrenta Lucy.
- Eres un atractivo desastre: Lucy, la protagonista de Una cita con mi vida, puede resultar fría y distante durante los primeros capítulos de la novela pero conforme el lector profundiza más en su personalidad y la conoce mejor, acaba resultando una figura muy interesante. Es cierto que a veces es desesperante por culpa de su incapacidad para entender las situaciones en las que se ve inmersa pero su fino y sarcástico humor hace que la mayoría de sus defectos queden sepultados bajo una capa de atractivo innato.
- Originalidad al poder: si por algo destaca Una cita con mi vida es por lo original de su propuesta. Ahern ya nos sorprendió en su día con Posdata: te quiero y con Recuerdos prestados pero con su último trabajo, la autora ha conseguido ir más allá, innovando, mezclando y combinando diferentes ingredientes hasta conformar una novela diferente y muy, muy original.

¿Qué no nos ha gustado?
- Perdiendo sorpresas al final: durante la mayor parte de la novela, Ahern nos sorprende con más de un giro imprevisto que nos hará interesarnos más por la historia personal de Lucy. Pero hacia el final de la obra, la trama se vuelve más predecible, hasta concluir con un cierre que el lector puede prever fácilmente desde el principio de la obra.
- No pienses tanto y actúa: Una cita con mi vida es una novela ligera que se lee sin problemas en poco más de dos tardes. Sin embargo, los monólogos internos de Lucy, en los que la protagonista no deja de lamentarse de su suerte y reflexionar, una y otra vez sobre su vida, rompen a veces el ritmo distendido de la obra y convierten la trama en una sucesión lenta de pensamientos y quejas internas poco acertadas.

Artículos relacionados
Alice de Milena Agus   
Cosmópolis de Don DeLillo
Cuando tú no estés Sere Prince Halverson
El insólito peregrinaje de Harold Fry de Rachel Joyce

0 comentarios :

Publicar un comentario