viernes

Reseña: Un amor despiadado de Sherrilyn Kenyon

La última vez que Samia presenció algo así fue la noche en la que esta guerrera amazona dejó atrás su vida humana. Ahora, en la actual Nueva Orleans y convertida en inmortal Cazadora Oscura, Samia no puede evitar recordar el antiguo poema de su tribu cuando en el firmamento aparece una luna tan roja que parece bañada en sangre. El Cazador Katagario Dev Peltier lleva dos siglos ejerciendo de centinela del Santuario y en ese tiempo ha visto de todo. O eso creía. Ahora sus enemigos han descubierto una nueva fuente de poder, que se burla de todo lo que la había precedido. Hay una guerra en marcha y Dev y Sam se encuentran en el epicentro de la lucha. Para ganar, tendrán que saltarse la más fundamental de todas las reglas... a riesgo de devastar su universo entero.

¿Qué nos ha gustado?
- Abanico amplio de personajes: Dev y Sam, los protagonistas de Un amor despiadado, son dos figuras muy destacadas. El sarcasmo de Dev unido a la fortaleza física y psicológica de Sam convierten a esta pareja en un tándem explosivo que lidera con honores el resto del elenco. Sherrilyn Kenyon también recupera algunos personajes precedentes, como Thorn y Nick, a los que conoceremos más en profundidad en esta nueva entrega de la serie.
- Introduciendo nuevos géneros: la saga Cazadores oscuros siempre se ha caracterizado por la mezcla de géneros. En Un amor despiadado, no obstante, Kenyon conjuga aún mas líneas genéricas: al romance sobrenatural habitual de la serie se une a la fantasía urbana, el suspense y la mitología griega, todo ello muy bien complementado entre sí.

¿Qué no nos ha gustado?
- Poco trabajado: con respecto a las primeras novelas de la saga, se aprecia en esta nueva entrega de la saga Cazadores oscuros, una pérdida de calidad literaria considerable. Parece como si Kenyon no hubiera trabajado suficiente la estructura compositiva de la novela -que carece del romance de sus antecesoras- y la prosa, que cae en chistes fáciles sin demasiado sentido dentro de la trama.
- Surgiendo contradicciones: en Un amor despiadado se empiezan a percibir ciertas contradicciones entre los principios que han regido hasta la fecha el mundo de la saga de Cazadores oscuros. Kenyon pasa por alto las reglas infranqueables que ella mismo ha ido creando hasta hacer que el lector y, sobre todo los mas fervientes de la serie, se sientan cada vez más confundidos con el argumento.
- Primera bien, segunda mal: aunque los diez capítulos iniciales de Un amor despiadado son muy sobresalientes, con un ritmo entretenido y un interés creciente en los acontecimientos, la segunda parte de la novela, sin embargo, no resulta tan brillante. Muchas de las líneas argumentales quedan sin resolver y ciertos detalles que parecen salidos de la nada permanecen en el aire, lo que disminuye la solidez total del argumento de la novela.

Artículos relacionados
Hijo del fuego de Sherrilyn Kenyon
Ciudad de almas perdidas de Cassandra Clare
Renegada de Trudi Canavan
Primera maldición de Lauren Kate

0 comentarios :

Publicar un comentario