viernes

Reseña: Saliendo de la estación de Atocha de Ben Lerner

Adam Gordon, el joven protagonista de Saliendo de la estación de Atocha, disfruta de una prestigiosa beca en Madrid para llevar a cabo lo que él grandilocuentemente llama "proyecto poético". Sin embargo, también trata de desentrañar su identidad, así como su relación el arte. Animado por cantidades ingentes de café que rebaja con tranquilizantes que él mismo se prescribe, la búsqueda de Adam le llevará a conocer una ciudad que está a punto de vivir un importante capítulo de su historia.

¿Qué nos ha gustado?
- El arte, una forma de entendernos: Saliendo de la estación de Atocha es, en esencia, una novela de autodescubrimiento en la que Ben Lerner explora el complejo mundo interior del protagonista, su vida y su obsesión con las drogas. Sin embargo, lo que aporta la originalidad a esta propuesta es el uso que el autor hace del arte como vehículo conductor de toda esta reflexión personalista hasta el punto de que ésta se convierte casi en un personaje más dentro de la novela.
- Entre la verdad y la mentira: Lerner entremezcla en Saliendo de la estación de Atocha la verdadera existencia de Adam con el complicado mundo de ilusiones en las que cae el protagonista por culpa de su adicción a las drogas y a los medicamentos. La superposición de la realidad y la fantasía va y viene a lo largo de la trama, manejada de forma conveniente por la mano certera de Lerner, y el lector llega a sumergirse en el mismo universo incierto en el que vive el protagonista hasta sentir la misma confusión que él siente.
- Una voz con fuerza: aunque el protagonista de Saliendo de la estación de Atocha no resulte el más carismático de todos los personajes, Lerner sí consigue, sin embargo, dotarle de una voz muy particular y propia a través de la cual conducirá la historia de la novela y reflejará de manera brillante su interior.

¿Qué no nos ha gustado?
- Un protagonista sin conexión: Adam no es lo que podría calificarse como un héroe atractivo. Su personalidad depresiva, agresiva y egocéntrica le convierten en una figura con la que resulta difícil conectar a pesar de lo bien construida que está desde el punto de vista literario.
- Dejando atrás España: uno de los principales defectos de Saliendo de la estación de Atocha es la indefinición que rodea al escenario en el que se desarrollan los acontecimientos. Éste apenas aparece descrito a pesar de que, por el título, uno podría pensar que España tendría una importancia mayor en la obra. El último trabajo de Lerner es más una historia de pensamientos y sentimientos en los que el contexto es solo un trasfondo innecesario y prescindible.

Artículos relacionados
Jóvenes corazones desolados
de Richard Yates
La tragedia de Arthur de Arthur Phillips
Tres noches de Austin Wright
Una vacante imprevista de J.K.Rowling

0 comentarios :

Publicar un comentario