lunes

Reseña: Numbers 3 Infinito Rachel Ward

Año 2029, Post-caos. La civilización tal y como la conocemos ya no existe. Las ciudades están llenas de forajidos, y las comodidades de la vida moderna, como la electricidad o las líneas telefónicas, son un lejano recuerdo. Ahora, Adam, Sarah y Mia sobreviven en el bosque, lejos de la gente, lejos del peso de los números. Pero huir no es la solución, y menos con un bebé en camino. Pronto deberán recurrir a la ayuda de otras personas pero, ¿pueden confiar en ellas? ¿O sólo buscan aprovecharse de sus dones? Para bien o para mal, pronto lo descubrirán.

¿Qué nos ha gustado?
- Rizando el rizo con sobresaliente: hasta la fecha toda la saga Numbers había destacado por lo bien construidas que estaban todas las novelas y la viveza del entorno en el que se desarrollaban los acontecimientos. Sin embargo, con Infinito, Rachel Ward eleva la serie que le ha dado a conocer en el panorama editorial a un nuevo nivel, con una premisa argumental más impactante que sus predecesoras y una trama que entremezcla de forma más perfecta que las novelas precedentes la distopía, el terror y los poderes sobrenaturales.
- Mejorando uno tras otro: aunque el punto de partida de Infinito, con esa magnífica primera novela, Numbers, ya fue excepcional desde el punto de vista estilístico, lo cierto es que la saga no deja de crecer tanto en calidad como en profundidad narrativa. Con este último trabajo, Ward consolida su prosa, manteniendo sus rasgos más característicos –especialmente, en cuanto a los diálogos rápidos y las descripciones sintéticas– pero también pule algunos aspectos que quedaban menos correctos en Numbers y en Numbers 2, como la caracterización espacial, que en esta tercera entrega adquiere una mayor perfección y definición.
- Un final que no decepciona: uno de los mayores temores cuando un lector se enfrenta a una novela como Infinito, que viene a cerrar una serie tan buena como Numbers, es la conclusión. La pregunta de “¿será capaz de la autora de cerrar la historia como se merece la saga?” no tarda en aparecer en nuestra cabeza. Y para quien ya se ha hecho esta pregunta la respuesta es sí. Absolutamente sí. Ward borda el final con un giro último inesperado que conserva parte de la intriga abierta pero que cierra todos los interrogantes que se han ido abriendo a lo largo de la serie.
- ¿Qué harías tú?: aunque el trasfondo de los poderes sobrenaturales que, inicialmente, tenía Jem y luego heredó su hijo Adam, siempre ha estado presente de una forma u otra en la serie Numbers, en Infinito la importancia de estos dones llega a un nivel diferente. Ward invita al lector a reflexionar de forma más profunda sobre esta particular habilidad con una especial incidencia en las consecuencias que se derivan de ella.

¿Qué no nos ha gustado?
- Los buenos, los malos: el único fallo que puede achacarse a Infinito es la cierta tendencia estereotipada de los personajes principales. No existen medias tintas ni figuras que se enmarquen entre la maldad más absoluta o el buenismo más exasperante. Ward mantiene dentro de la novela dos grupos muy bien diferenciados que se imbuyen de todos los clichés propios de los “villanos” literarios –el caso más claro en este sentido es el de Saul– y el de los “buenos” –sobre todo encabezado por Adam y su familia–.

Artículos relacionados
Numbers 2 de Rachel Ward  
Numbers de Rachel Ward
Pathfinder de Orson Scott Card
El viento por la cerradura de Stephen King

0 comentarios :

Publicar un comentario