martes

Reseña: Los viajes de Tuf de George R. R. Martin


Haviland Tuf es un ser curioso: un mercader independiente de gran corpulencia, calvo y con la piel blanca como el hueso. Es vegetariano, bebe montones de cerveza, come demasiado y le encantan los gatos. Además, es honesto. Tuf logra poseer una enorme nave espacial, el Arca, la única superviviente del antiguo Cuerpo de Ingeniería de la Vieja Tierra. El Arca es un artilugio desaparecido hace más de mil años, pero que revive gracias a Tuf y sus gatos. A lo largo de los siete relatos que conforman este libro, Tuf consigue la nave, la repara y resuelve un sinfín de problemas espaciales con la ayuda de la ingeniería ecológica, una profesión que él recupera y a la que añade la impronta de su personalidad, astucia e ironía.

¿Qué nos ha gustado?
- Maestro de fantasía, maestro de ciencia ficción: a estas alturas, el éxito de la saga de Canción de hielo y fuego está más que justificado, sobre todo, gracias al innato talento de George R. R. Martin como narrador de fantasía épica. Sin embargo, Los viajes de Tuf es un buen ejemplo de que estas dotes no se limitan solo a un tipo de novelas, puesto que el autor norteamericano hace un auténtico alarde en esta obra de buen hacer, capacidad evocadora y precisión lingística también en el complejo género de la ciencia-ficción.
- Apreciando la evolución: Los viajes de Tuf es una novela que en realidad está formada por un conjunto de relatos de breves que Martin fue escribiendo a lo largo de los años y que mantenían como único punto en común al personaje central. Esto se aprecia claramente en la evolución paulatina que existe entre las distintas historias breves, cuya complejidad y, sobre todo, cuidado estilística, va ganando fuerza conforme nos acercamos al final del libro.
- Dejando atrás las largas descripciones: uno de los aspectos que más sorprende de Los viajes de Tuf es la ausencia de las extensas y minuciosas descripciones que son tan características en la prosa de Martin. El autor opta en esta novela por una narrativa más sencilla que en En Canción de hielo y fuego por lo que su asimilación y comprensión es más sencilla de lo que eran sus anteriores obras.
- Todos buenos: es difícil calificar alguna de las historias cortas que conforman Los viajes de Tuf como mala. Algunas son similares entre sí, aunque Martin consigue aderezarlas siempre con algún signo distintivo. Otras son muy diferentes, únicas, y permitirán al lector viajar a insólitos planetas habitados por criaturas extrañas y tecnologías futuristas, perfectos para los amantes del género de la ciencia ficción.

¿Qué no nos ha gustado?
- Sin humanos: la presencia de un protagonista que no solo no es humano sino que difícilmente puede calificarse como masculino o femenino hace que la conexión del lector con este personaje central no acabe de cuajar. La muestra de sentimientos, pensamientos o creeencias por parte de Tuf es inexistente por lo que, al final, tenemos que conformarnos con presenciar su periplo pero nunca su alma.

Artículos relacionados
Sueño del Fevre de George R.R. Martin   
La corona de hielo de Terry Pratchett   
El viento por la cerradura de Stephen King   
Danza de dragones de George R.R. Martin

3 comentarios :

¿Pensáis que Tuf no es humano? Porque a mí me parece humano de los pies a la cabeza. Un humano excéntrico, diferente y especial, pero humano al fin y al cabo. Es más, muestra sentimientos, pensamientos y creencias a lo largo de toda la historia, sólo que a su manera. Por ejemplo, cuando se altera, pestañea. Además es una persona muy íntegra, honesta y muy inteligente. Sí se ve su alma, pero hay que hacer un esfuerzo :)

Claro que es humano. El tema es que está ambientado en una época muy lejana en la que la altura o la constitución de los humanos el un poco distinta a como la entendemos ahora. Por ejemplo, se menciona que Tuf mide dos metros y medio, y no tiene pelo. ¿¿De dónde se deduce que ne es humano??

Me encanta. Mi libro preferido de Martin y uno de mis favoritos en general. He comprobado que a la gente no le atrae NADA el título. Pero una vez que pasan de las primeras páginas es imposible dejar de leerlo.

Publicar un comentario