martes

Reseña: La hermana de Freud de Goce Smilevski

Viena, año 1938. Sigmund Freud consigue un salvoconducto del régimen nazi para huir a Londres y, con ello, la posibilidad de llevar consigo a algunos miembros de su entorno familiar. El padre del psicoanálisis escribe una lista de dieciséis nombres, entre ellos están el de su camarero y el de su médico personal, pero deja atrás a sus cuatro hermanas. Una de ellas es Adolfina, la protagonista y narradora de esta asombrosa novela sobre la familia Freud y la controvertida época que les tocó en suerte.

¿Qué nos ha gustado?
- Una mujer perdida en la historia: La hermana de Freud recrea con dramatismo y sentimiento la vida de la hermana menor de Sigmund Freud, Adolfina, una mujer eclipsada por la fama de su familia que, sin embargo, tenía una gran fortaleza personal. La fidelidad con la que Goce Smilevski aborda la infancia, adolescencia y época adulta de Adolfina convierte su ultima novela en un retrato biográfico bello y colorido.
- Psicología del subconsciente: teniendo a Sigmund Freud como personaje principal, era obvio que Smilevski iba a incorporar grandes dosis de psicología y, en este sentido, La hermana de Freud no decepciona. Sin embargo, las dosis teóricas de la novela no resultan aburridas ni específicas en exceso por lo que los lectores menos familiarizados con las teorías freudianas no se sentirán demasiado perdidos.
- Un final de 10: lo que hace que La hermana de Freud posea una trama sobresaliente son, sin duda, sus dos últimos capítulos. Smilevski cierra con honores la historia de Adolfina y su hermano gracias a una explosión final de emociones encontradas, dramatismo y coraje que no dejará indiferente a nadie.

¿Qué no nos ha gustado?
- Perdiendo el hilo: los primeros capítulos de La hermana de Freud demuestran el gran cuidado que Smilevski ha tenido desde el punto de vista estilístico durante estos pasos iniciales de la obra. No obstante, antes incluso de llegar a la mitad de la obra, la prosa de Smilevski empieza a flaquear. Se aprecia un menor cuidado por el lenguaje y una mayor cantidad de repeticiones que destiñen el colorido estilístico inicial.
- Olvidando la infancia: Aunque la trama de La hermana de Freud cubre bastante bien toda la vida de Adolfina, se echa en falta una mayor profundidad en cuanto a los primeros años de los hermanos Freud. El origen de la estrecha relación de Adolfina y Sigmund pasa muy desapercibida, a pesar de que esta época de sus vidas tiene bastante importancia y atractivo en sí mismo.

Artículos relacionados 
La escandalosa señorita Pilgrim de Frederica Sagor Maas
Esplendor de Anna Godbersen
Querido, quería contarte de Louisa Young
El coraje de la señorita Redfield de Ana Redfield

0 comentarios :

Publicar un comentario