jueves

Reseña: La escandalosa señorita Pilgrim de Frederica Sagor Maas

En 1924 y con sólo veintitrés años, Frederica Sagor Maas llegó a Hollywood y luchó hasta convertirse en una codiciada guionista. Rebelde e ingeniosa, ella misma relata en estas páginas sus experiencias en los años dorados del cine mudo, y cómo sobrevivió en un mundo de juegos de poder, envidias y traiciones, dominado por hombres: productores y directores que, en sus propias palabras, eran «unos analfabetos sexistas, alcohólicos, trepas, mentirosos y tramposos.»Éste es el apasionante relato de una mujer que lo vio todo, una pionera que plantó cara a los peces gordos de la industria cinematográfica y vivió lo suficiente para ser testigo de los mayores escándalos del temprano Hollywood y, pasados los años, contarlo todo sin tapujos, en una crónica picante que se lee como una dulce venganza.

¿Qué nos ha gustado?
- La edad dorada del cine: La escandalosa señorita Pilgrim ofrece una perspectiva muy interesante sobre la edad dorada del cine ya que permite al lector adentrarse en el mundo de la industria cinematográfica no desde el punto de vista de los actores míticos sino a través de las personas que estaban detrás de ellos, aquellos cuyos nombres pasaron desapercibidos. La autobiografía de Maas es una forma de honrar a estos profesionales y, por supuesto, también la labor que desarrollaron.
- Mujeres al poder: La escandalosa señorita Pilgrim es un bonito retrato de la mujer en el exigente mundo cinematográfico de principios de siglo. La dura escalada de Maas como guionista profesional va desvelando poco a poco las trabas, los obstáculos y las dificultades a las que la autora, y otras tantas como ella, tuvieron que enfrentar para rivalizar con el poder masculino de la época; un precioso canto a la mujer que utiliza el cine como trasfondo.
- Sin lentitud: la lectura de La escandalosa señorita Pilgrim es muy rápida y entretenida en la que el lector se verá inmerso con facilidad, como si estuviera presenciando una de las muchas películas que salieron de las manos de Maas. Las dosis de sentimentalismo son justas y sin demasiados arranques empalagosos y la conclusión es, sin duda, lo mejor de la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- Dentro de un guión: la larga trayectoria de Frederica Sagor Maas como escritora de guiones cinematográficos no pasa desapercibida en La escandalosa señorita Pilgrim. El estilo de la autora no posee nivel literario suficiente como para desarrollar descripciones evocadoras ni caracterizaciones profundas. Su narrativa no transporta al lector hasta el alma de la historia sino que le deja en la superficie, demasiado anclado por el estilo conciso y seco de Maas.
- Oscura venganza: en esencia, la trama de La escandalosa señorita Pilgrim es una manera encubierta de venganza, fría y lenta, que va calando en el lector poco a poco. Y es que Maas utiliza esta autobiografía no solo para mostrarnos su historia, agridulce y reveladora, sino también para castigar con palabras a aquellos que perjudicaron la labor profesional de su marido y la de ella misma y que empaña muchas veces la verdadera esencia de la historia.

Artículos relacionados
El coraje de la señorita Redfield de Ana Redfield
El sonido de la vida de Alex George
La viola de Tyneford House de Natasha Solomos
La hipnotizadora de Barbara Ewing

0 comentarios :

Publicar un comentario