jueves

Reseña: Jóvenes corazones desolados de Richard Yates

A su regreso de Europa, donde ha combatido durante la Segunda Guerra Mundial, el joven y ambicioso Michael Davenport sueña con convertirse en un gran escritor. Recién casado con Lucy, una adorable mujer con una pequeña fortuna, las expectativas para triunfar en la vida son inmejorables. Pero el paso del tiempo, despiadado, va destruyendo sueños y resquebrajando la felicidad conyugal, lo que obliga tanto a Michael como a Lucy a buscar refugio fuera de su matrimonio, en otra parte de ese mundo en el que todos parecen más felices y seguros de sí mismos.

¿Qué nos ha gustado?
- Conociendo tu corazón: como ya demostró en Revolutionary Road, Richard Yates es un auténtico maestro en la compleja labor de desentrañar las personalidades y sentimientos de los personajes. El autor sabe cómo plasmar sobre el papel el alma de cada una de las figuras narrativas con absoluta maestría, haciendo que sus vidas se conviertan en algo atractivo y, al mismo tiempo, profundo.
- Un estilo ya conocido: Yates mantiene en Jóvenes corazones desolados el mismo estilo directo y elocuente que presentó en Revolutionary Road. El escritor opta por las descripciones cortas y efectivas y los diálogos rápido para conducir la trama, sin que con ello sacrifique toda la profundidad que caracteriza su estilo.
- Una visión descolorida: a diferencia de otras novelas y series televisivas ambientadas en los mismos años, como puede ser Mad men, Jóvenes corazones desolados ofrece una visión de la época menos glamurosa que el resto de sus competidoras. Yates sustituye los elitistas encuentros sociales del momento por desastrosas reuniones familiares y los trajes impecables por atuendos de segunda mano que deslucen todo a su alrededor. Una perspectiva diferente, aunque no por ello menos valiosa, de la que encontramos habitualmente sobre estas décadas de esplendor.

¿Qué no nos ha gustado?
- Me cansas: el principal defecto de Jóvenes corazones desolados es su longitud. Yates estira de forma excesiva una trama que no da mucho de sí, haciendo que los acontecimientos caigan en una constante repetición y el ritmo se empaste y ralentice sin necesidad.
- Sin contexto: aunque pueda parecer a primera vista que Jóvenes corazones desolados es una novela social ambientada en el siglo pasado, en realidad, el último trabajo de Yates tiene muy pocas pinceladas del género histórico. Es, más bien, una novela realista que trata sobre temas de gran calado como la brecha generacional, las elecciones personales o las relaciones personales y familiares, sin que se presta demasiada atención a los detalles históricos y sociales del momento.

Artículos relacionados  
Nada es para siempre Ali Cronin
Lo mejor de mí de Nicholas Sparks
Amor bajo el espino blanco de Ai Mi
Indiscreción de Charles Dubow

0 comentarios :

Publicar un comentario