jueves

Reseña: Jack Reacher. Un disparo de Lee Child

Seis disparos extraordinariamente efectivos, dejan el trágico resultado de cinco muertos. El asesino deja un rastro fácil de seguir. Así que la policía no tarda en atraparlo. Su nombre es James Barr. Un caso muy desagradable pero de fácil resolución... O quizá realmente lo sería si el acusado no insistiera en que él no es realmente el hombre al que buscan, ni conociera a Jack Reacher, ni solicitara su presencia. Reacher es un ex militar, un tipo duro que vive al margen de las normas establecidas, que por mucho que busque relajarse no puede estar inactivo durante mucho tiempo. Así que, con apenas ayudas externas, Reacher comienza su investigación particular que pronto le lleva a nuevas y sorprendentes conclusiones.

¿Qué nos ha gustado?
- Más misterio que acción: acostumbrados al dinamismo y la acción que prima en la mayoría de las novelas de la saga Jack Reacher, lo primero que llama la atención de Un disparo es que el suspense es lo que verdaderamente conduce el argumento del libro de principio a fin. Las escenas de persecuciones siguen estando presentes pero más encubiertas bajo la capa de misterio en la que el protagonista se verá inmerso. Un thriller que apuesta menos por los tipos duros y opta por mantener en vilo al lector a través de la intriga.
- El héroe por excelencia: Jack Reacher es uno de esos protagonistas que pasan difícilmente desapercibidos; una mezcla interesante y atractiva entre un justiciero del Oeste y un detective al más puro estilo Sherlock Holmes que posee una personalidad muy propia y única. Su irrevente comportamiento y su férreo sistema de la justicia harán que el lector se sienta conectado a Reacher desde el principio de la novela.
- No podrás dejar atrás la lectura: lo mejor que tiene la trama de Un disparo es lo fácil que resulta meterse en la historia y no salir de ella. Los constantes giros argumentales y, por supuesto, la tensión y el suspense que Lee Child imprime en los acontecimientos hacen de esta novela una obra perfecta para los amantes del género y para todos aquellos que deseen adentrarse en un buen thriller como los de antes, sin demasiadas complicaciones por el camino.
- Un principio modélico: nada más empezar Un disparo, el lector ya puede ir haciéndose una idea de la tónica que va a ir marcando el resto de la obra. Los primeros capítulos son un brillante pistoletazo de salida, uno de los mejores que han salido de las manos de Child, ya que resumen muy bien toda la esencia del estilo literario del autor y, en definitiva, la espectacularidad y dinamismo imperante en toda la saga Jack Reacher.

¿Qué no nos ha gustado?
- Deteniéndonos en exceso: aunque no es un defecto imperdonable, Child concede en algunos capítulos demasiada importancia a las descripciones lo que hace que el ritmo vertiginoso de la obra se detenga de repente en determinados pasajes y quede estancada por las explicaciones de tipo técnico del narrador.

Artículos relacionados 
Hitman damnation de Raymond Benson
El centinela de Robert Crais
El chico de Steve Hamilton
El índice del miedo de Robert Harris

0 comentarios :

Publicar un comentario