viernes

Reseña: Faithful place de Tana French

Frank y Rosie, dos adolescentes enamorados, planean una huída que les ha de llevar lejos de Faithful Place y de los problemas familiares que padecen. El día acordado, Frank acude a la cita, pero Rosie, no. Convencido de que su amada ha cambiado de opinión en el último momento, Frank emprende solo una fuga que le permitirá borrar de su memoria los horrores de la infancia y la imagen de la frágil muchacha que una noche le abandonó. Veinte años después, siendo ya inspector de policía en Dublín, Frank descubre que en una casa abandonada se ha hallado una maleta que pertenece a Rosie. Sin duda, se trata del equipaje que la joven preparó para su huida.

¿Qué nos ha gustado?
- Emociones a flor de piel: Faithful place es uno de esos libros que sabe cómo despertar los sentidos del lector. Tana French nos adentra con cada página en el mar de miedo, amor no correspondido, crueldad y desesperación que tienen tras de sí los personajes, presentándonos un retrato emocional minucioso y bello, al mismo tiempo.
- Bienvenido a Dublin: como ya descubrimos en El silencio del bosque o En piel ajena, French es una de las autoras contemporáneas que saben plasmar de forma más sobresaliente en sus libros la cultura, las artes y la esencia misma de Dublín. En sus páginas captura todo lo mejor y lo peor de la ciudad, transformándola en un escenario inmejorable y fascinante para el lector.
- Hacia delante y hacia atrás: French utiliza en Faithful place un punto de vista que, hasta ahora, no habíamos visto en sus escritos, entremezclando los relatos del presente y del pasado de forma simultánea. Sin embargo, estas idas y venidas no disminuyen la efectividad de la trama puesto que la autora sabe conjugar estos vaivenes de tal forma que todo –tanto el caso de asesinato de Rosie como la historia personal de Frank– se fusionan sin grietas entre ellas.
- Manteniendo la primera persona: uno de los detalles más destacados de la prosa de French es lo bien conducida que está la focalización en primera persona. En Faithful place vuelve a optar por esta perspectiva, demostrando una vez más que su capacidad para crear voces personales únicas es maravillosa.

¿Qué no nos ha gustado?
- Un protagonista que desagrada: Francis Mackey, el personaje principal de Faithful place, es una figura que despierta animadversión en el lector desde que aparece por primera vez en la novela. Es egocéntrico, egoísta y arrogante con los demás y, aunque esta personalidad es parte esencial de la trama, acaba convirtiendo al protagonista en un ser tan detestable que difícilmente conectaremos con él en algún momento.

Artículos relacionados  
La caja negra de Michael Connelly
Iron house de John Hart
El centinela de Robert Crais
La muñeca dormida de Jeffery Deaver

0 comentarios :

Publicar un comentario