miércoles

Reseña: El lago de los sueños de Lisa Kleypas

Lisa Kleypas nos transporta de nuevo a los hermosos parajes de Friday Harbor, esta vez para contarnos la historia de Zoë, la dueña de una posada que lo tiene todo pero ha renunciado al amor. Aunque es una mujer atractiva y romántica, Zoë Hoffman ha sufrido tanto en el pasado que ya no quiere entregar su corazón a nadie. Y mucho menos a Alex Nolan. Alex es el más atormentado de los hermanos Nolan. Bebe para mantener a raya a los demonios que lo acechan y no es que haya renunciado al amor, sino que directamente no cree en él. Zoë y Alex son como el agua y el aceite, como el hielo y el fuego, como el sol y la sombra. Pero a veces basta un tenue rayo de luz para ahuyentar la oscuridad. El lago de los sueños tiene todas las cualidades que caracterizan las novelas de Lisa Kleypas: románticismo, intensidad, emotividad y magia.

¿Qué nos ha gustado?
- Optando por la complejidad: los personajes de El lago de los sueños destacan por su enorme realismo y su gran complejidad psicológica. Lisa Kleypas no opta en su último trabajo por el camino fácil como sí hizo en Irresistible, por ejemplo, y presenta al lector unas figuras narrativas profundas, con historias pasadas y presentes que nos envolverán desde el principio. Especialmente destacables son los personajes de Zoe y Alex, los dos protagonistas de la novela a los que Kleypas consigue alejar de cualquier amago de tópico.
- Describiendo con maestría: las descripciones que Kleypas inserta en El lago de los sueños son, sencillamente, lo mejor que tiene la novela. La habilidad con la que la autora da forma al trabajo de Alex como carpintero y, sobre todo, la forma que tiene de traer a la vida las comidas que Zoe prepara a lo largo de la novela, hace que el lector se sienta inmerso en el entorno en el que viven los personajes sin casi darse cuenta.

¿Qué no nos ha gustado?
- Resumiendo lo que ya sabemos: las casi cien páginas que Kleypas inserta al principio de la novela a modo de resumen del libro anterior no solo resultan innecesarias, puesto que la trama de El lago de los sueños se entiende perfectamente sin la lectura de la anterior novela, sino que acaban por resultar aburridas debido a su excesiva longitud y concreción.
- Perdiendo sentimientos: Kleypas siempre ha sido una autora con una gran capacidad para explotar las emociones y sacarles el jugo más delicioso. Sin embargo, en El lago de los sueños se echa en falta parte de la fuerza sentimental y de la evocación psicológica que se percibía en sus anteriores novelas.
- Muchos fantasmas, poco amor: Kleypas inserta en El lago de los sueños unas dosis crecientes y claras de componentes sobrenaturales. Esta inclusión ya estaba presente en Una noche mágica pero de una forma más discreta y llevadera. En El lago de los sueños, sin embargo, los fantasmas y los espíritus tienen tanta importancia que acaban convertidos en el centro único de la trama, socavando el entramado romántico que tanto ha destacado en todas sus obras.

Artículos relacionados
Agua para elefantes de Sara Gruen   
La casa del viento de Titania Hardie
Tú y yo aquí, ahora de Jay Asher y Carolyn Mackler   
Amor bajo el espino blanco de Ai Mi

0 comentarios :

Publicar un comentario