miércoles

Reseña: El corazón de la jungla de Ann Patchett

La doctora Marina Singh, una científica que trabaja para una farmacéutica estadounidense, es enviada a Brasil para buscar a su antigua mentora, la doctora Annick Swenson, que ha desaparecido en la Amazonia mientras trabajaba en la creación de un valioso medicamento. Pero la misión es complicada: nadie sabe dónde está Swenson y además la última persona que la vio, su compañero de investigación, Anders Eckman, murió antes de completar su trabajo. Marina se embarca en una odisea a través de la jungla para encontrar a su antigua mentora, además de respuestas a las inquietantes preguntas sobre la muerte de su amigo, el futuro de su empresa y su propio pasado.

¿Qué nos ha gustado?
- Explorando tus miedos: El corazón de la jungla es una muy buena revisión del tradicional género de la aventura con un provocador y profundo trasfondo que nos adentra en los más hondo de las emociones de los personajes. Y es que el periplo de Marina por la selva no solo sirve como viaje de exploración sino también como un camino de autodescubrimiento en el que la protagonista se enfrentará a todos sus temores, magistralmente descritos por Ann Patchett.
- Viendo el Amazonas: las descripciones que Patchett inserta en El corazón de la jungla sobre la selva amazónica y las tribus salvajes es excepcional y, sin duda, lo mejor que tiene la novela. La autora consigue plasmar en la mente del lector toda la belleza de estos parajes y también todos sus peligros, hasta el punto de que nos sentiremos inmersos en este maravilloso entorno aunque no queramos.
- La intrigante selva: aunque El corazón de la jungla es una novela esencialmente de aventuras, Patchett también inserta ciertas pinceladas de suspense. La autora no consigue crear una asfixiante atmósfera de misterio pero sí unos componentes bastante atractivos de tensión e intriga que aumentan el interés de la trama.

¿Qué no nos ha gustado?
- Dejando a un lado a los personajes: las figuras narrativas de El corazón de la jungla no resultan ni tan bien construidas ni tan conseguidas como la trama o los escenarios. Desde las primeras páginas queda patente que Patchett ha preferido en su último trabajo centrarse en los acontecimientos y en el entorno, sacrificando a cambio la construcción de los protagonistas. Esto se aprecia, sobre todo, en las relaciones personales, que no resultan creíbles en ningún momento.
- No juegues con la medicina: según nos vamos adentrando en la labor de Patchett como doctora en el Amazonas, más nos percatamos del poco o nulo conocimiento que tiene la autora de fármacos y enfermedades. Así, la importancia esencial que Patchett concede a la medicina dentro de la novela se ve, sin embargo, empañada por las incongruencias médicas de los experimentos y por el mal uso de ciertos medicamentos.

Artículos relacionados  
Sobrevivo de Alex Morel
Tres noches de Austin Wright
La vida iba en serio de Jorge Javier Vázquez
Los recuerdos de David Foenkinos

0 comentarios :

Publicar un comentario