viernes

Reseña: Desnuda de Raine Miller

Ethan Blackstone es un hombre rico, sexy y protector. Dirige su propia compañía de seguridad privada y ahora está inmerso en la organización de los Juegos Olímpicos 2012. Brynne es una chica americana con un pasado que la sigue aterrorizando en sus pesadillas y por el que recibe tratamiento psicológico. Vive en Londres, donde intenta empezar de nuevo mientras compagina sus estudios de arte con su trabajo como modelo. Ambos se encuentran de manera fortuita en una exposición de fotografía en la que ella participa. Entre los dos surge de inmediato una atracción magnética que los acerca de forma peligrosa. Pero en esta relación se esconden secretos. Secretos que oprimen el alma y que dejan profundas cicatrices. ¿Será Ethan capaz de liberar a Brynne del pasado que la estigmatiza? ¿Cederá Brynne a sus encantos, o los espectros que la atormentan volverán a resurgir y acabarán con la oportunidad de forjar un futuro en común...?


¿Qué nos ha gustado?
- Protagonistas unidos y separados: a diferencia de lo que encontramos en novelas precedentes, Raine Miller construye a sus dos personajes principales de tal forma que funcionan de forma conveniente juntos, como pareja, y también de manera individual. El carácter fuerte de Brynne se sustenta sin la presencia de Ethan y viceversa, sin que se cree entre ambos un lazo de dependencia necesario e imprescindible para consolidar su presencia en la novela.
- Vainilla al poder: las escenas sexuales de Desnuda son más descafeinadas de las que encontramos en No te escondo nada de Sylvia Day, por ejemplo, o en Los noventa días de Genevieve de Lucinda Carrington. No hay grandes momentos cargados de sado masoquismo sino más bien encuentros en los que prima la pasión y la tensión sexual y que resultarán menos picantes aunque no por ello menos interesante.

¿Qué no nos ha gustado?
- Una caricatura sin lugar: los personajes secundarios de Desnuda son bastante decepcionantes, especialmente el mejor amigo de Brynne. Éste no solo no consigue desarrollar su espacio en la trama sino que queda reducido a una mera comparsa muy esperpéntica que parece estar pensada para servir a la protagonista como Pepito grillo distorsionado.
- Corre y ama: la relación de Brynne con Ethan es tan apresurada y repentina que carece por completo de la magia y el romance que podría esperarse de una obra como la que nos ocupa. En menos de una semana, la protagonista está rendida por completo a los encantos de su amado, proclamando a los cuatro vientos su amor por él aunque el lector no llegue a saber muy bien cómo o cuándo nació este romance.
- Los mismos conflictos de siempre, la misma trama de moda: Desnuda es una novela que ofrece poco nuevo y recupera muchos de los clichés imperantes dentro de la novela erótica. Más allá del claro paralelismo entre Brynne y Anastasia Steele, y entre Ethan y Christian Grey, que es obvio desde las primeras páginas, Miller recicla otros muchos detalles que resultan sospechosamente parecidos a los que encontramos en otras sagas similares. Una novela, en definitiva, que no opta por la originalidad aunque sí gustará, sin embargo, a los fans más acérrimos de la archifamosa Cincuenta sombras de Grey.

Artículos relacionados
No te escondo nada de Sylvia Day
Reflejada en ti de Sylvia Day
Los noventa días de Genevieve de Lucinda Carrington
Lo mejor de mí de Nicholas Sparks

0 comentarios :

Publicar un comentario