miércoles

Reseña: Cenizas de Mike Mullin

Muchos no saben que las aguas termales y los géiseres de Yellowstone se deben a un supervolcán, tan grande que su cráter sólo puede ser visto desde un avión o un satélite. Ha entrado en erupción tres veces en los últimos dos millones de años y cuando lo haga de nuevo, la Tierra cambiará para siempre. Cuando Yellowstone estalla, Alex está sólo en casa; sus padres y su hermana se han marchado a visitar a unos familiares. El pueblo donde vive se transforma en una pesadilla: la ceniza volcánica le impide respirar, la comida escasea, y no hay nadie que lo ayude. Decide ir en busca de su familia, pero la gruesa capa de ceniza lo invade todo y difi culta su camino. Un convicto se le une en la travesía, pero fi nalmente lo ataca y lo hiere. Alex teme que su viaje ha acabado, hasta que Darla lo encuentra y le ayuda. Juntos lucharán por lo imposible: sobrevivir al supervolcán.

¿Qué nos ha gustado?
- Viviendo el sufrimiento: la prosa de Mullin no es demasiado enrevesada ni tampoco destaca por un uso cuidado y meticuloso del lenguaje. Sin embargo, las descripciones con las que el autor adereza la trama son auténticas joyas. El autor acerca al lector el ruido, el ambiente, la oscuridad que siguen a la erupción del volcán con tal detallismo y precisión que nos sentiremos transportados de inmediato al mundo de Cenizas.
- Realidad apocalíptica: lo más destacado que tiene Cenizas es, sin duda, el realismo que Mike Mullin imprime a los acontecimientos. La batalla por la supervivencia que emprenden cada uno de los personajes y, también, los peligros a los que se enfrentan más allá de las cenizas del volcán de Yellowstone –el hambre, el frío, la claustrofóbica prisión de los refugios–, se siente desde el primer momento como algo real, lejos del idealismo o la suavidad que han dado otros autores a temáticas similares.
- Creciendo entre desastres naturales: los dos protagonistas de Cenizas, Alex y Darla, son dos figuras muy bien construidas que avanzan de forma conjunta a lo largo de la novela, evolucionando y creciendo juntos. La relación que se crea entre ellos es tal vez lo más sobresaliente puesto que Mullin consigue que todos los sentimientos mutuos se fraguan de forma paulatina, resultando, así, realistas y coherentes.

¿Qué no nos ha gustado?
- Cuidado con los niños: inicialmente, Cenizas es una novela destinada a un público juvenil. Sin embargo, el alto contenido de violencia e implicaciones sexuales, hacen que esta categorización no resulte muy conveniente.
- Excesiva generosidad: aunque Alex sea un personaje atractivo, algunos de sus comportamientos resultan, a veces, demasiado idealistas. La generosidad de la que hace alarde el personaje no termina de convencer y parece que está pensada para engrandecer al personaje más que para aportar una imagen justa de él. Por suerte, Darla sirve casi siempre como contrapunto de Alex lo que acaba por asentar esos ligeros fallos del héroe masculino.

Artículos relacionados
Planeta 86 de Dan Abnett
Desconexión de Neal Shusterman
La hora del mar de Carlos Sisí
Zona uno de Colson Whitehead

3 comentarios :

Lei este libro hace mas de un año... Estoy de acuerdo con casi todo lo que has escrito, solo una pregunta.
Leiste el libro en ingles o traducido ya al español?

El crítico de la sección lo leyó traducido al español. ¿Se aprecia cierta diferencia con respecto a la versión inglesa? Es cierto que dependiendo de la traducción las obras prueden mejorar o empeorar

Publicar un comentario