viernes

Reseña: Tres noches de Austin Wright

Tras quince años sin noticias de Edward, Susan recibe un paquete con el manuscrito de una novela que él acaba de escribir. Casada con un cirujano y madre de dos hijos, Susan empieza la lectura de Animales nocturnos y se adentra en la historia de Tony Hastings, un profesor de matemáticas que, una noche, viajando con su mujer y su hija, sufre un encuentro en la carretera que afectará a su vida para siempre. Durante tres noches consecutivas, Susan lee con fascinación un relato que reaviva su pasado sentimental, cuestiona su presente y se cierne amenazador sobre su futuro. Así, las historias personales de Susan y Tony se suceden, proyectándose la una sobre la otra y tejiendo una trama de suspense que nos mantiene en vilo hasta el final.

¿Qué nos ha gustado?
- Dos en uno: la trama de Tres noches está basada en una propuesta bastante original que hace que, en la práctica, no se nos cuente una única historia sino dos diferentes que comparten muchos puntos en común. Además, a pesar de que ambas líneas son muy diferentes, Austin Wright logra mantener el interés en ambas de tal forma que el lector va alternando entre dos argumentos sin perder el interés en ninguno de ellos.
- Varias caras de una misma persona: el hecho de que Tres noches esté compuesta por dos tramas paralelas e independientes, hace que los mismos personajes desarrollen una imagen múltiple a lo largo de la novela lo cual nos enseña un gran perspectivismo acerca de los mismos. Se aprecia, sin embargo, una mejor construcción de todos ellos en el libro de Edward que concede más importancia a la evolución personal de las figuras frente a los acontecimientos.
- Acertando con las palabras: el estilo narrativo de Wright en esta novela está muy pulido. El escritor echa mano de un vocabulario preciso y conciso, sin que abunden demasiadas descripciones pero volcando toda la fuerza narrativa en los diálogos, verdaderos baluartes de su prosa.

¿Qué no nos ha gustado?
- ¿Existe un final?: Tres noches concluye de una forma tan abrupta y fría que el lector no verá satisfechas casi ninguna de las respuestas a sus preguntas. De hecho, Wright deja tantos flecos de la trama sin atar que, al final, lo único que consigue es disminuir la efectividad de la misma y situarla en una cierta inconsistencia argumental.
- Misterio incumplido: a lo largo de toda la novela, Wright juega con el suspense para generar en el lector una sospecha continua sobre la identidad de Susan. Es este misterio, precisamente, el que empuja al lector a seguir leyendo mientras se esfuerza por desentrañar los secretos de la protagonista. Sin embargo, cuando finalmente todo se resuelve, el supuesto gran secreto queda reducido a la nada. Una pequeña decepción para el lector.

Artículos relacionados 
Los tatuajes no se borran con láser de Carlos Montero
El insólito peregrinaje de Harold Fry de Rachel Joyce   
Antigua luz de John Banville
Baila, baila, baila de Haruki Murakami

2 comentarios :

Este libro vale menos que los cómics que compro Milhouse

Llegué aquí por casualidad, buscando una reseña de este libro que acabo de terminar. Estoy de acuerdo en varias cosas que dices, pero me parece una tontería suprema lo que dice tu comentarista. Un libro puede gustarte o no, pero de allí a considerarlo que vale menos que un cómic hay una gran distancia. Por cierto, hay cómics inestimables.
Un saludo.
HD

Publicar un comentario