martes

Reseña: Primera maldición de Lauren Kate

A Luce y a Daniel solo les queda una oportunidad para salvar su historia... y la del mundo. Y es que Lucifer ha desvelado por fin sus planes: quiere recrear la Caída de los ángeles a la Tierra para alterar el tiempo y borrar, de un solo plumazo, todo lo acontecido en los últimos siete mil años. Luce y Daniel son los únicos que pueden detenerle pero cuentan solo con nueve días. Así que, acompañados de sus amigos (e incluso de algún enemigo) iniciarán una carrera contrarreloj para evitar que el ángel traidor destruya el curso de la historia...

¿Qué nos ha gustado?
- Encontrando viejos amigos, haciendo algunos nuevos: Lauren Kate recupera en la última entrega de la saga Oscuros a la mayoría de los personajes con los que el lector ha ido encontrándose a lo largo de todos los libros anteriores pero también inserta algunas figuras nuevas que aportan colorido, aunque tardío, al elenco, como es el caso de Dee y Olianna. Pero, en cualquier caso, viejos o nuevos, conocidos y recién llegados, la escritora norteamericana consigue que todos ellos jueguen un papel importante dentro de la trama, concediendo, incluso a los secundarios, su particular hueco dentro de la historia.
- Mejorando el estilo: con respecto a la primera novela de la saga, la prosa de Kate ha mejorado de forma considerable en esta última entrega. La autora consigue mantener firme la tensión a lo largo de toda la trama, imprimiendo, gracias a una narrativa efectiva y sencilla, altas dosis de suspense y dinamismo a los acontecimientos. Pero, sobre todo, se aprecia un salto de calidad abismal en cuanto a las descripciones –especialmente, las relacionadas con el paraíso– que ganan en precisión y belleza.
- Una protagonista que triunfa: uno de los principales defectos de Oscuros era la falta de consistencia narrativa de la protagonista femenina de la saga, Luce, que no consiguió desligarse de la imagen de niña endeble y consentida en ninguna de las cuatro entregas anteriores. Sin embargo, en Primera maldición el lector se encuentra con una Lucinda muy diferente, más fuerte y decidida, que es capaz de asumir riesgos y tomar decisiones al margen de las influencias ajenas.
- Cerrando la trama con un toque triste: Kate cierra con Primera maldición la saga de ángeles que tanto éxito le ha reportado, con una conclusión muy bien pensada, que da respuesta a todos los interrogantes no resueltos hasta ahora. Eso sí. Será mejor que se preparen los lectores más sensibles. El final de Primera maldición es bastante inesperado y, desde luego, marcado por una nota dramática que no resta valor a la conclusión pero que sí pondrá en jaque nuestra reserva de pañuelos.

¿Qué no nos ha gustado?
- Provocando una vez más: la saga Oscuros siempre se ha caracterizado por ser provocadora. Las ideas que Kate ha insertado sobre el cielo y el infierno, sobre los ángeles y los demonios, pueden no ser todo lo políticamente correctas que algunos lectores desearían. En Primera maldición está tendencia es aún más marcada. La imagen que la autora ofrece sobre la caída en desgracia de los ángeles y, sobre todo, la libre interpretación que aporta de algunas figuras religiosas pueden resultar molestas para algunos lectores.

Artículos relacionados
Canción de mar de Amanda Hocking
Firelight de Sophie Jordan
Ciudad de almas perdidas de Cassandra Clare
El Legado de Christopher Paolini

0 comentarios :

Publicar un comentario