jueves

Reseña: La vida imaginaria de Mara Torres

¿Qué pasa por tu cabeza cuando la persona a la que quieres se va? ¿Qué haces con tu vida cuando tienes que pensarla otra vez? ¿Te la inventas? El mundo de Nata se llena de preguntas cuando Beto la deja. Pero el tiempo no se detiene, y los episodios que Nata cuenta de su propia historia la van llevando hacia un lugar donde todo vuelve a ser posible. Novedosa y contemporánea, esta novela tiene el nervio de un relato confesional, divertido y emocionante. Pero, por encima de todo, descubre a Fortunata Fortuna, un personaje fascinante que ha venido al mundo de la ficción para quedarse.

¿Qué nos ha gustado?
- Mira la realidad con desparpajo: el estilo narrativo de Mara Torres es, sin duda, el mayor acierto de la autora en La vida imaginaria. La autora utiliza una prosa rápida, desenfadada y natural, que no pierde el humor ni la fina ironía en ningún momento y que encubre bajo una capa de aparente facilidad la complejidad estilística que hilvana cada frase que integra la obra.
- Una protagonista con la que reír y llorar: Nata, la protagonista de La vida imaginaria, es el centro y núcleo absoluto de la novela. Torres nos acerca una figura sólida, muy bien trabajada y con una construcción narrativa intachable, que no solo conecta con el lector de inmediato sino que representa, en sí misma, toda la difícil situación actual que vive Europa en la actualidad, tanto desde el punto de vista económico como humano.
- Cómo enfrentarnos a la realidad: la historia personal de Nata encierra un sinfín de mensajes moralistas, que superan la belleza de la vida de la protagonista e invitan al lector a recapacitar sobre cuestiones trascendentales, muy en boga actualmente: la humanización de la crisis económica, el valor para enfrentar los problemas, la necesidad de abordar responsabilidades, etc. Torres está dispuesta a hacernos pensar y a obligarnos a enfrentar nuestros miedos y, lo único que se puede decir en este sentido es que la autora lo consigue sobradamente.
- Ganando con cada página: La vida imaginaria es una de esas novelas que debes leer hasta el final. Aunque al principio la obra pueda resultarnos lenta e, incluso aburrida, la trama va ganando fuerza con cada página que pasamos. Torres imprime a los acontecimientos un in crescendo que multiplica de forma exponencial el interés y, sobre todo, el atractivo del libro y que irá cautivando al lector poco a poco, conforme madura en complejidad y riqueza.

¿Qué no nos ha gustado?
- Pasando de puntillas por los personajes: a excepción de la brillante protagonista, La vida imaginaria es una novela que carece de figuras carismáticas y personajes inolvidables. De hecho, Torres pasa por el elenco sin casi prestarle atención desde el punto de vista narrativo, haciendo que su presencia dentro de la novela pasa muy desapercibida.

Artículos relacionados
Una tienda en París de Màxim Huerta
Los náufragos de Charlotte Rogan
Volver de Toni Morrison
Noches azules de Joan Didion

2 comentarios :

¿De verdad lo habéis leído? Es malísimo, y la protagonista no es creíble, ni brillante, más bien parece que el ex novio le haya quitado las pocas neuronas que le quedaban al irse.

Pues a mí sí me ha gustado. El estilo de la autora es genial y la protagonista me encanta. Creo que después de lo que pasó con su ex su actuación es más que lógica. Yo sí estoy de acuerdo con que sea una buena prota.

Publicar un comentario