viernes

Reseña: La boda de la temporada de Laura Lee Guhrke

Lady Beatrix Danbury tiene muy claro que se casará con William Mallory. Lo ha amado desde siempre y jamás ha dudado de que era sinceramente correspondida. Pero cuando Will se ve obligado a elegir entre compartir su vida con ella o viajar a Egipto para hacer realidad sus sueños, él no duda en abandonarla dos semanas antes de la boda. Seis años más tarde regresa decidido a recuperarla. A pesar del tiempo que ha transcurrido, Will no ha dejado de amarla ni de desearla un solo día. Pero ahora se encuentra con un «pequeño» problema: Beatrix está prometida con el codiciado duque de Trathen.

¿Qué nos ha gustado?
- Una época de revolución: el contexto histórico en el que se desarrolla La boda de la temporada es uno de los principales baluartes de la novela. Laura Lee Guhrke no solo mantiene una contextualización histórica excelente, en la que los detalles no faltan ni sobran, sino que reconstruye asimismo la atmósfera social de la época con sorprendente fidelidad. Así, el autor se verá inmerso en plena lucha por la independencia femenina mientras disfruta, al mismo tiempo, de los encuentros sociales de la alta sociedad de finales del XIX.
- Te quiero y te odio: Lee Guhrke hace una magnífica labor al crear en La boda de la temporada una continua tensión amorosa entre los dos protagonistas principales que acaba siendo el centro y núcleo principal de la trama. Esta tensión, además, no explota el recurso tan recurrente del odio convertido en amor –que tan bien recogió Jane Austen en Orgullo y prejuicio, por ejemplo–, sino más bien todo lo contrario: el amor convertido en odio, en el que las heridas del pasado juegan un papel esencial.
- Problemas reales para personas reales: la presencia de conflictos tan comunes como la búsqueda de los propios sueños, los sacrificios hechos por amor o la fuerza de las tradiciones, hacen de La boda de la temporada una novela en la que prima el realismo frente al idealismo tan propio de las novelas románticas. Lee Guhrke no cae en dramas empalagosos sino que sitúa a los personajes en las problemáticas del día a día de tal forma que el lector se siente conectado con sus dilemas desde las primeras páginas.

¿Qué no nos ha gustado?
- Repitiendo los mismos acontecimientos: aunque La boda de la temporada tiene un arranque bastante atractivo en el que el lector conecta de inmediato con la trama, a partir del capítulo octavo, el argumento empieza a resultar un tanto repetitivo. Lee Guhrke sitúa a los personajes en las mismas situaciones una y otra vez, sin que existan realmente conflictos poderosos como para mantener nuestro interés.
- Cabeza dura: en algunos momentos, Beatrix acaba resultando una figura de difícil comprensión y casi nulo atractivo. Puede que esto se deba a que nunca llega a quedar claro por qué se niega a regresar con Will cuando está claro que le sigue queriendo como el primer día. Sus reacciones no terminan de resultar coherentes y su figura no tarda en quedar eclipsada por su carismático, divertido y genial amado, Will.

Artículos relacionados   
Lo mejor de mí de Nicholas Sparks
No te escondo nada de Sylvia Day   
Tentación de Nicole Jordan
Luna de agosto de Laura Kinsale

1 comentarios :

Las editoriales últimamente no aciertan, publicar esta historia tan pobre y tan aburrida... no sé quien escoge los libros a traducir, pero este es otro para quemar.

Publicar un comentario