lunes

Reseña: Encuéntrame en el Cupcake café de Jenny Colgan

Issy Randall tiene un novio guapo pero poco cariñoso; un cuerpo con más curvas de lo que manda la moda; un empleo bien pagado pero aburrido; una pasión desenfrenada por la repostería, y una notable habilidad para preparar las recetas de su querido abuelo.

¿Qué nos ha gustado?
- Leyendo entre fogones: uno de los detalles que convierten Encuéntrame en el Cupcake café en una obra diferente dentro de las actuales novelas románticas son las recetas con las que Jenny Colgan complementa cada capítulo de la novela. De forma muy parecida a lo que ya hizo Laura Esquivel en Como agua para chocolate, Colgan nos deleita con toda una selección de cupcakes y galletas para todos los gustos que nos harán vivir la trama de una forma más orginal y divertida.
- Una prosa deliciosa: la narrativa de Colgan en Encuéntrame en el Cupcake café resulta tan sencilla y amena como lo fue en Welcome to Rosie Hopkins, fácil de leer, sin diálogos insulsos y con unos giros humorísticos que nos harán reír con ganas. Además, las descripciones que Colgan hace de las tartas y los postres que Issy cocina resultan soberbias, hasta el punto de que casi podremos sentir su sabor en nuestros paladares.
- No es tan previsible como crees: durante los primeros capítulos es muy probable que el lector crea saber hacia dónde se dirige la trama de la novela. Sin embargo, Encuéntrame en el Cupcake café no es tan simplista como parece a simple vista ya que Colgan introduce algún que otro giro imprevisto que aportará cierta complejidad a la novela y nos depará ciertas sorpresas imprevistas.

¿Qué no nos ha gustado?
- La inocencia imposible: Issy es un personaje dulce y cariñoso con el que conectaremos sin dificultades y por la que no tardaremos en sentir una sincera simpatía gracias a su innata habilidad para dejarse querer. Sin embargo, en algunos capítulos, su inocencia resulta demasiado idealista hasta el punto de que resulta poco creíble. No tardaremos en desear que Issy sea más consciente del mundo que la rodea y, sobre todo, que se percate de la verdadera personalidad de su desagradable novio.
- Niños adultos: uno de los principales errores de Colgan en Encuéntrame en el Cupcake café es el poco realismo con el que la autora construye a los personajes infantiles. Los diálogos de Louis resultan artificiales por completo y poco coherentes para un niño de apenas dos años. Y lo mismo ocurre con Darny. Sus palabras no parecen salidas de la mente de un niño de diez años, sino de la de un adulto de cuarenta.

Artículos relacionados
Tú y yo aquí, ahora de Jay Asher y Carolyn Mackler   
Si estuvieras aquí de Francesco Gungui
Lo mejor de mí de Nicholas Sparks   
No te escondo nada de Sylvia Day

0 comentarios :

Publicar un comentario