viernes

Reseña: Boabdil. Un hombre contra el destino de Antonio Soler

En Un hombre contra el destino, Antonio Soler pone en juego su indiscutible talento para la narración para contar la historia de dos personajes formidables: Boabdil, el último rey nazarí de Granada, encarnación de un sino trágico, y Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, ejemplo de las virtudes guerreras. Estos dos hombres, obligados a enfrentarse aunque en otras circunstancias hubieran estado destinados a entenderse, simbolizan el final de una época apasionante que Soler recrea con destreza, conocimiento y nervio.

¿Qué nos ha gustado?
- Una batalla entre culturas: Antonio Soler utiliza la historia de Boabdil para presentar al lector un retrato muy acertado del conflicto cultural que marcó los últimos años de la Edad Media en España. La difícil convivencia, los prejuicios y las instigaciones que se crearon entre judíos, moros y cristianos queda recogida, algunas veces de manera directa, otras de forma más indirecta, en la trama, mostrando al lector un panorama socio-cultural, impecable, de las complejidades de la época.
- Amigos para siempre: Boabdil. Un hombre contra el destino es, ante todo, una novela de amistad que queda resumida en la relación indestructible que se creó entre el Gran Capitán y el último rey musulmán. A través de la conexión presente entre estos dos personajes, Soler transforma la vida de Boabdil en un canto encubierto a la amistad y, sobre todo, en una alabanza a los trasvases culturales y el intercambio de pensamientos.
- El rey de todos: Boabdil es el mejor personaje que tiene el último trabajo de Soler. A pesar de la gran complejidad que entraña de por sí esta figura histórica –tan controvertida en la historia–, el autor andaluz ha conseguido captar de forma bastante acertada todas las luces y las sombras de este personaje hasta crear un protagonista que consigue despertar el aprecio del lector e incluso su lástima por lo cercano y real que resulta.
- Querido y odiado: Boabdil. Un hombre contra el destino es una novela agridulce, de esas que convencen por lo bien construidas que están pero que entristecen por el mensaje amargo que dejan tras de sí sus páginas. Y es que el libro encierra una trama bella pero, al mismo tiempo, triste: la de un rey menospreciado por todos que no encontró ayuda ni entre los suyos ni tampoco entre sus enemigos. Soler ha sabido condensar en poco más de 320 páginas la vida de un monarca maldito con todos sus sinsabores.

¿Qué no nos ha gustado?
- Solo reina uno: dejando a un lado la figura de Boabdil, el resto de personajes de la novela no deslumbran tanto como el rey musulmán. El Gran Capitán, a pesar de la importancia que posee dentro de la trama, no logra desarrollar la misma complejidad ni, mucho menos, igual atractivo que su compañero de elenco, y el resto de personajes quedan ensombrecidos por la trama y, sobre todo, por su falta de profundidad narrativa.

Artículos relacionados
El secreto del Nilo de Antonio Cabanas
Imperator de Isabel San Sebastián
Victus de Albert Sánchez Piñol
Tirano, el rey del Bósforo de Christian Cameron

0 comentarios :

Publicar un comentario