jueves

Reseña: 1936 Z. La Guerra Civil Zombie de Javier Cosnava

El barón Lacroix, el guardián de los cementerios en el vudú haitiano, ha llegado a la península ibérica. Y tiene un plan, quiere pervertir a los españoles y enfrentarlos como zombis en una guerra sin fin.

¿Qué nos ha gustado?
- Volviendo al origen zombie: con el aluvión de novelas zombies que se ha vivido en este casi terminado 2012, se ha cambiado, alterado, mejorado y empeorado tanto el origen primario de estas criaturas sobrenaturales que se agradece bastante encontrar una novela como 1936 Z. La Guerra Civil Zombie en la que se dejan de lado las epidemias y los finales apocalípticos para recuperar las raíces más clásicas de esta literatura.
- Una idea atrevida: la propuesta que presenta Javier Cosnava en 1936 Z. La Guerra Civil Zombie puede resultar demasiado audaz para algunos lectores, una mezcla extraña entre relato histórico y fantasía urbana. Sin embargo, haciendo honor a la verdad, Cosnava conduce toda la trama con gran desenvoltura, combinando realidad e irrealidad pero conservando una completa fidelidad en los acontecimientos históricos. El bagaje y la información de trasfondo que el autor ha manejado para construir el argumento se deja notar por encima de cualquier elemento zombie y, al final, toda la obra mantiene la certeza de la realidad pasada y la espectacularidad del género sobrenatural-terror.
- Un principio para atrapar: las primeras veinte páginas de 1936 Z. La Guerra Civil Zombie son sencillamente increíbles. Con la obra recién empezada, el lector se ve inmerso en un torbellino se zombies, conflictos armados e intereses enfrentados que nos impactará tanto que no querremos dejar la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- Describiendo con detallismo: Cosnava es un autor que pone como prioridad estilística absoluta las descripciones, que destacan por su excesivo detallismo y, sobre todo, por su extensión. De hecho, muchas de ellas están tan puntualizadas que pueden resultar aburridas y largas en exceso hasta el punto de que el ritmo de la novela se ralentiza de forma considerable por culpa de estas disertaciones.
- Un conflicto complejo: 1936 Z. La Guerra Civil Zombie no es una novela fácil de asimilar ni de entender. La gran cantidad de simbolismos, dobles sentidos y metáforas que Cosnava inserta a lo largo de la trama, obligan al lector a mantener una lectura pausada y reflexiva, poco apta para los más apegados al dinamismo argumental.

Artículos relacionados   
La hora del mar de Carlos Sisí   
Zona uno de Colson Whitehead
El evangelio de las aves de Adam Novy  
Robopocalipsis de Daniel Wilson

1 comentarios :

Un placer estar aquí reseñado en vuestra revista Kritica ;)

Un abrazo, amigos

COSNAVA

Publicar un comentario