jueves

Reseña: Victus de Albert Sánchez Piñol

«¡Lo contaré todo! Cómo jodieron al general Villarroel, cómo derrotaron nuestras victorias. Porque, hasta ahora, de aquella guerra solo he oído las versiones que vienen de arriba o del enemigo.» VICTUS es una novela histórica que nos narra la guerra de Sucesión española, un conflicto que puede considerarse como la primera de las contiendas mundiales y que termina el 11 de septiembre de 1714 con el apocalíptico asalto a Barcelona. También es la tragedia de Martí Zuviría, un joven barcelonés, alumno aventajado del marqués de Vauban, que se convierte en un genio de la ingeniería militar. Y es además una obra sobre la Barcelona irreductible de 1714, que sufrió un asedio desigual de trece meses y el bombardeo de más de treinta mil proyectiles.

¿Qué nos ha gustado?
- Analizando las verdades y las mentiras: si en algo destaca Victus es en la minuciosa reconstrucción histórica que Albert Sánchez Piñol hace de los acontecimientos. El autor no se limita a amoldarse a la versión oficial del conflicto sino que introduce puntos de vista procedentes de ambos bandos para, a partir de ellos, ofrecer al lector una visión más completa de la lucha y del trasfondo social y político que subyace bajo este enfrentamiento histórico.
- Los protagonistas sois vosotros: Victus es una novela en la que los nombres conocidos que la historia ha dejado asociados al sitio de Barcelona ocupan un lugar secundario para ceder el protagonismo absoluto a los verdaderos héroes del conflicto: los ciudadanos, los soldados, los bandoleros, etc. Sánchez Piñol les da la palabra a ellos y deja que sean estos los que conduzcan la trama y muestren al lector el sufrimiento personal que esconde tras de sí el celebre cerco durante la guerra de Sucesión española.
- No todo es guerra: aunque en apariencia Victus puede parecernos una obra de guerra pura y dura, lo cierto es que Sánchez Piñol ha sabido conjugar dentro de la trama más géneros de lo previsto hasta convertir el libro en una mezcla entre novela de maduración, de intriga, política y sentimental, que mantiene el enfrentamiento armado como un transfondo, más que como un hilo conductor.

¿Qué no nos ha gustado?
- Una carga histórica importante: aunque si bien es cierto que la prosa de Sánchez Piñol no peca en ningún momento de empastada ni de lentitud, hay, sin embargo, que mencionar que Victus es una obra en la que se incorporan muchos detalles históricos y demasiados nombres de personajes, tanto históricos como ficcionales, que acaban por saturar la capacidad retentiva del lector en algunos capítulos.

Artículos relacionados
Donde se alzan los tronos de Ángeles Caso
Tirano, el rey del Bósforo de Christian Cameron
El imperio de plata de Conn Iggulden
Volverá a reír la primavera de José Luis Olaizola

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada