viernes

Reseña: Si decido quedarme de Gayle Forman

Mia tiene diecisiete años, un hermano pequeño de ocho, un padre músico y el don de tocar el chelo como los ángeles. Muy pronto se examinará para entrar en la prestigiosa escuela Juilliard, en Nueva York, y, si la admiten, deberá dejarlo todo: su ciudad, su familia, su novio y sus amigas. Aunque el chelo es su pasión, la decisión la inquieta desde hace semanas. Una mañana de febrero, la ciudad se levanta con un manto de nieve y las escuelas cierran. La joven y su familia aprovechan el asueto inesperado para salir de excursión en coche. Es un día perfecto, están relajados, escuchando música y charlando. Pero en un instante todo cambia. Un terrible accidente deja a Mia malherida en la cama de un hospital. Mientras su cuerpo se debate entre la vida y la muerte, la joven ha de elegir si desea seguir adelante. Y esa decisión es lo único que importa.

¿Qué nos ha gustado?
- Dosis de alegría y dramatismo: Si decido quedarme es una novela agridulce que combina la tristeza de la pérdida y la alegría del amor a través de una trama –a ratos desgarradora, a ratos divertida–, que consigue atraparnos por su belleza y su profundidad aunque, inicialmente no nos resulte demasiado atractiva. Especial mención merece la forma tan magistral que tiene Gayle Forman de entretejer, con minuciosidad, la vida presente y pasada de Mia sin perder en el intento el interés del lector ni la fluidez de los acontecimientos.
- Como mi familia: una de las ventajas con las que cuentan los personajes de Si decido quedarme es lo cercanos que resultan. Forman construye cada uno de los miembros que integran la familia de Mia de tal forma que el lector no puede evitar ver en ellos a alguno de sus seres queridos reflejados en los personajes y sentir hacia ellos un aprecio inmediato. Lo mismo ocurre con la protagonista; su fortaleza y sus ganas de vivir hacen de ella una figura con la que es fácil conectar.
- Sensibilidad y emociones: Si decido quedarme es una de esos libros que están pensados para disparar directamente al corazón. Forman maneja la prosa con soltura, utilizando el lenguaje con fluidez, hasta despertar, a través de sus descripciones emocionales y sus retratos psicológicos, el lado más sensiblero del lector. De más está decir que alguna que otra lagrimilla aparecerá en algún momento de la lectura casi seguro.
- La música y la vida: en Si decido quedarme, Forman hace una combinación metafórica muy interesante entre la música y el dilema personal al que se enfrenta Mia. La pasión de la protagonista por el cello y la relación de sus seres queridos –su padre y su novio, principalmente- con la música, acaba convirtiéndose en un elemento simbólico que acompaña a la par los acontecimientos y aporta a la novela un trasfondo rico y colorido.

¿Qué no nos ha gustado?
- Paralizados en algunos capítulos: aunque a grandes rasgos, Si decido quedarme es una novela que fluye con relativa rapidez, en determinados episodios, la trama parece estancarse e, incluso, volverse un poco repetitiva. Un fallo no demasiado visible que pasará fácilmente desapercibido a los lectores menos exigentes.

Artículos relacionados 
Los tatuajes no se borran con láser de Carlos Montero
No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido de Aude Murail
Diario de una mariposa nocturna de Rachel Klein
Frío de Laurie Halse Anderson

0 comentarios :

Publicar un comentario