jueves

Reseña: Reflejada en ti de Sylvia Day

Eva Tramell y Gideon Cross tendrán que luchar con todas sus fuerzas para que su historia de amor triunfe. La desmedida atracción física que existe entre ambos juega a su favor, pero las tentaciones carnales no están hechas para los que les gusta bailar con el diablo, y el tormentoso pasado de ambos tampoco les ayudará a conseguir tener la típica relación romántica. Eva y Gideon lucharán por tener su final feliz, pero ni esto es un cuento de hadas ni ellos son personajes de fábula, ¿Será suficiente su amor para seguir juntos, o su futuro pasa por camas separadas?

¿Qué nos ha gustado?
- Más allá del sexo: en Reflejada en ti, Sylvia Day consigue superar la limitación temática que presentaba su predecesora, No te escondo nada. La relación entre Gideon y Eva se vuelve más equilibrada, menos sexual –pero manteniendo, aún asi, apasionadas escenas de pasión– y más realista, enfrentando a los dos protagonistas con las vicisitudes de una relación que se vuelve más compleja con cada capítulo que pasa.
- Mejor construido: con Reflejada en ti se aprecia un importante salto de calidad con respecto a No te escondo nada. La estructura narrativa gana en solidez al introducirse algo más de trama como fondo de la relación de Gideon y Eva, y la profundidad de los personajes también aumenta, sobre todo en el caso de Gideon, cuya personalidad queda mejor resuelta que en la novela debut de Day.
- Separándose poco a poco: una de las principales limitaciones que achacamos a No te escondo nada fue su sospechoso paralelismo con la famosa Cincuenta sombras de Grey de E.L. James. Aunque Reflejada en ti sigue manteniendo algunos rasgos similares con su antecesora, Day aporta algo más de originalidad a la trama, sobre todo en cuanto a la dirección que adopta el romance de Gideon y Eva, hasta desligar por fin su obra de la obra de la de ...

¿Qué no nos ha gustado?
- No seas infantil: en Reflejada en ti, Eva se transforma en una heroína débil, dependiente por completo de Gideon, que no desarrolla la fuerza personal que sí tuvo en No te escondo nada. Sus acciones resultan en muchos casos inconsistentes con su propia personalidad, propia mas de una niña caprichosa que de una adulta inmersa en una relación sexual-amorosa que no es precisamente inocente.
- Conclusión demasiado abierta: el final de Reflejada en ti es un tanto ligero, poco conclusivo y nada espectacular. Desde luego, el lector espera más de lo que Day nos ofrece o, al menos, más respuestas a los interrogantes que se van creando a lo largo de la trama, especialmente en torno a la figura de Gideon.

Artículos relacionados
No te escondo nada de Sylvia Day
Lo mejor de mí de Nicholas Sparks
Tengo tu número de Sophie Kinsella
Tentación de Nicole Jordan

0 comentarios :

Publicar un comentario