viernes

Reseña: Planeta 86 de Dan Abnett

El periodista Lex Falk viaja al planeta colonia 86 para cubrir un conflicto de poca importancia. De pronto descubre que lo que parece un simple enfrentamiento es en realidad una guerra en toda regla. El alto mando militar le prohíbe el acceso a la zona en conflicto. Para conseguirlo, Falk se introduce en la mente de un soldado a cargo de una unidad y es testigo de la batalla en primera persona. Pero el mecanismo mediante el cual controla al soldado falla y debe enfrentarse con sus propias armas a una guerra para la que no ha sido entrenado. Falk usará todos sus recursos para volver a casa y destapar la oscura trama que ha descubierto.

¿Qué nos ha gustado?
- Combates sin descanso: Planeta 86 es una novela en la que prima de forma absoluta la acción por encima de cualquier otro rasgo. Los enfrentamientos armados son constantes y, en algunos de los capítulos, llegan a generar una muy buena tensión dramática, manejada, por otro lado, con gran habilidad por Dan Abnett. La inclusión de armamento futurístico también aporta una cierta dosis de espectacularidad a estas escenas que son, sin duda, lo mejor que tiene Planeta 86.
- Aportando humor: el lenguaje de Planeta 86 está basado, sobre todo, en la concisión y el dinamismo, pero se agradecen, y mucho, las píldoras de humor negro que Abnett inserta de vez en cuando y que aportan un toque más divertido a los acontecimientos, a pesar del dramatismo que predomina la mayor parte del tiempo en ellos.

¿Qué no nos ha gustado?
- Flojeando en narrativa: desde el punto de vista estilístico, Abnett confía demasiado en los diálogos para conducir la trama de Planeta 86, sin que el autor preste demasiada atención a las descripciones del planeta en el que aterrizan los personajes, por ejemplo, o la reconstrucción interna de los sentimientos de estos. Una mayor atención a estos detalles hubiera aportado a la narrativa de Abnett una mayor riqueza estilística.
- Mareándonos entre nuevos vocablos: Abnett inserta cada dos por tres vocablos desconocidos en la novela, salidos de su imaginación, sin explicar su significado al lector de tal forma que éste tiene que hacer un esfuerzo, a veces inviable, para extraer del contexto de los acontecimientos qué quieren decir los personajes. La introducción de palabras inventadas es una técnica que dificulta mucho la lectura de esta novela y que falla en su intento de aportar originalidad a la trama.
- Primando lo varonil: en Planeta 86, ninguno de los personajes sobresale por su perfecta construcción narrativa ni por su profundidad psicológica. La importancia de la trama acaba por socavar cualquier intento de evolución o complejidad personal hasta dejar las figuras narrativas reducidas a los vaivenes de la trama. Especialmente inconsistentes resultan los personajes femeninos cuya presencia es anecdótica y casi sin trascendencia dentro del argumento de la novela.

Artículos relacionados
Desconexión de Neal Shusterman
La hora del mar de Carlos Sisí
Falsos recuerdos de Dan Krokos
La colonia perdida de John Scalzi

3 comentarios :

La novela es trepidante y te engancha muchisimo, por eso la caída es mas fuerte en el final..ay que final...que decepcionante

A mi lo de la narrativa me pareció al contrario, se recrea demasiado describiendo los paisajes. En otros libros del autor es más directo y solo se apoya en la genial acción y en los diálogos, las descripciones son muy breves, a mi personalmente me gusta más así, este se me hizo algo pesado en algunas partes por la forma en la que describe un lugar durante varias páginas y usando continuas metáforas. A mi me encanta Abnett, en este si es verdad que le falta dar más profundidad a sus personajes, pero en otros de sus libros si lo consigue más; pero lo que le falla casi siempre y en este no es una excepción es lo acelerado de sus finales, como si tuviera prisa en acabar, casi todos sus libros con tan solo 10 páginas más al final serían mucho mejores y no dejarían esa sensación de estar casi inconclusos.

Creo que en cuanto a las descripciones, Planeta 86 es un poco irregular. En algunos capítulos se explaya hasta más no poder (como bien comenta Javier Santamaría) y en otros pasa por alto muchos detalles de la escenografía que son importantes y a los que, sin embargo, el autor no presta atención. Faltan explicaciones, sobre todo, en cuanto al trasfondo del lugar, ¿no os parece?
Completamente de acuerdo con los comentarios sobre el final. Solo puede calificarse como decepcionante. Aunque ya deberíamos estar acostumbrados porque es una de las señas de identidad de este autor.

Publicar un comentario