miércoles

Reseña: Noche de invierno de Valerio Massimo Manfredi

Ambientada en la primera mitad del siglo xx, Noche de invierno narra la historia de la familia Bruni, granjeros pobres dedicados desde siempre al cultivo de la tierra y al cuidado de los animales. Por la noche, los padres se reúnen con sus nueve hijos en torno al fuego, así como con cualquier viajero que necesite cobijo. Allí cuentan historias, verdaderas y legendarias, y viven de primera mano los profundos cambios que traerán consigo las dos guerras mundiales. Celebran bodas y nacimientos, pero también lamentan las muertes y las atrocidades causadas por los conflictos. La novela consagra valores sencillos y profundos como la solidaridad y la compasión al tiempo que retrata con gran realismo los celos y luchas entre hermanos, así como la desintegración de la unidad familiar conforme su mundo rural comienza a hacerse mayor y menos aislado. Noche de invierno cuenta la vida de tres generaciones de la familia Bruni; una historia tan verdadera como fascinante que forma parte de los recuerdos vivos de los propios antepasados del autor.

¿Qué nos ha gustado?
- Viviendo las consecuencias de la guerra: en Noche de invierno, Valerio Massimo Manfredi introduce un mensaje literario muy interesante, con un ligero toque filosófico, que nos hace recapacitar sobre la repercusiones que todo conflicto armado tiene para un país y su sociedad. El autor italiano conduce esta reflexión de forma magistral a través de la evolución moral de la familia protagonista, convertida, a su vez, en símbolo absoluto del trasfondo que Manfredi deja en Noche de invierno al lector.
- Prosa sobresaliente: Noche de invierno es una novela en la que Manfredi deja notar sus muchos años de experiencia como escritor y su talento natural con la narrativa. Su estilo no solo es tan sobresaliente como lo fue en Alexandros sino que además gana en realismo y coherencia al saber Manfredi adaptar el tono de su prosa a los propios acontecimientos de la novela. Asi la inocencia inicial de los Bruni correrá pareja a la narrativa sencilla con la que el autor inicia la obra y, conforme el drama de la guerra empiece a afectar a los protagonistas, el tono de la obra se volverá mas dramático, cargado de sentimentalismo y emotividad.
- Un poco para todos: Noche de invierno es una novela mas polivalente que Alexandros, en la que el contexto bélico imperante limitaba en gran parte el publico al cual estaba dirigida toda la trilogía. Noche de invierno, en cambio, juega con una trama mas abierta, en la que se combina, la guerra y el realismo, pero también el amor, la maduración personal, y la aventura. Una mezcla que esconderá atractivos para cualquier tipo de lector que decida sumergirse en sus paginas.
- Uniendo a la familia: Manfredi utiliza en Noche de invierno con la perspectiva múltiple para conducir la trama a través del punto de vista de los diferentes miembros de una misma familia. Asi, el lector logra una imagen mas completa y perfecta de los acontecimientos que forman el argumento y, sobre todo, de la realidad histórica no solo de los soldados que lucharon en el frente sino también de aquellos que permanecieron en Italia durante las dos grandes guerras del siglo XXI.

¿Qué no nos ha gustado?
- Quien mucho abarca...: Manfredi ha intentado en Noche de invierno condensar demasiados acontecimientos históricos en una solo novela. Y es que comprimir en una única obra la I Guerra Mundial, la llegada de Mussolini y el estallido final de la II Guerra Mundial es una empresa muy arriesgada en la que, inevitablemente, se corre el riesgo, como es el caso, de perder en el camino, muchos hechos esenciales y, sobre todo, la coherencia personal de los personajes.

Artículos relacionados
Victus de Albert Sánchez Piñol
Ayer no más de Andrés Trapiello

Aléxandros de Valerio Massimo Manfredi

1 comentarios :

Una novela maravillosa, emocionante que transporta desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Un compendio profundo y conmovedor de valores universales, eternos, representados por una familia de sencillos y nobles campesinos poseedores de una gran fe en Dios y la Virgen, los guías de su existencia.
Son seres portadores de una extraordinaria calidad humana y la manifiestan permanentemente en todos los ámbitos de su entorno.
La historia de la familia Bruni me conmovió hondamente por la gran similitud que guarda con la de mis antepasados paternos. Soy descendiente directa de italiano, soy italiana por jus sanguini; mi padre era lombardo, de Milán. A través de sus relatos ha sido posible conocer la trayectoria de los abuelos, tíos y primos. Ellos estuvieron en el escenario de las dos guerras mundiales y las circunstancias que enmarcaron sus vidas son muy parecidas a la descritas en la novela; las actividades económicas ligadas al campo y al comercio, el hecho de hablar en dialecto y ser reacios a expresarse en correcto italiano, el espíritu regionalista, el rechazo al dominio austro-húngaro, todo ello tan propio de los italianos de entonces y excelentemente retratado en la novela.
Se plantea que en esta obra la exposición sobre las dos guerras mundiales no es todo lo completa que debiera ser, que es precaria. Pienso que no lo es porque no es una obra sobre estos hechos históricos; es la historia de una familia cuya vida transcurre en un escenario cuyo trasfondo son las dos guerras mundiales. La historia familiar es la privilegiada y constituye el contenido de la obra. Estos conflictos son enfocados desde el punto de vista del trastorno que provocaron en la familia y de sus reacciones, no como fueron en sí mismas.
Soy Profesora de Historia y V.M. Manfredi es poseedor de un intelecto y academicismo notables que entrega con gran talento
intelectual.

Publicar un comentario