viernes

Reseña: Mad women de Jane Maas

Primero el trabajo, luego el marido y después los niños: esas eran las reglas de Jane Maas cuando trabajaba como redactora en una agencia de Madison Avenue en los años sesenta, una época en que las mujeres con hijos eran franca minoría en estos cargos. Abrirse camino en una jungla poblada de caballeros con corbata no fue fácil para la joven Jane: las pocas mujeres publicistas se hacían cargo solo de cuentas pequeñas, percibían salarios menores, estaban sujetas a sufrir acoso sexual y no contaban con herramientas para defenderse más allá de su astucia y voluntad de triunfar. En Madison Avenue la creatividad, el sexo, el alcohol, el tabaco y las fiestas estaban a la orden del día, y Jane Maas evoca, con más humor que nostalgia, esos días en que no existían los ordenadores, Internet y la telefonía móvil, cuando el papel carbón campaba a sus anchas y una señorita tenía que llevar guantes y saber sentarse en el taburete de un bar si quería conquistar el mundo. A través de anécdotas insólitas y divertidos chismorreos, Maas recorre su trayectoria profesional y revela cuánto hay de cierto -y de incierto- en la famosa serie de televisión Mad Men.

¿Qué nos ha gustado?
- La publicidad desde dentro: Mad women es una novela imprescindible para conocer los entresijos de la industria publicitaria de los años 60. Jane Maas nos ofrece desde su propia experiencia personal una imagen nítida no solo de la industria durante sus primeros pasos sino también del papel que jugaron las mujeres en estos primitivos inicios y cómo su rol dentro de las empresas especializadas fue cambiando de forma progresiva y paralela a las transformaciones sociales de la época.
- Un lenguaje publicitario: las raíces publicista de Maas se dejan notar en Mad women a la perfección. La autora utiliza un estilo ameno, conversacional en muchos casos, que no se pierde en grandes giros prosísticos sino que aboga por la claridad y el vocabulario directo propio del mundo publicitario.
- Inmediatez y entretenimiento: Mad women es una lectura amena y distendida, con la que se nos pasará el tiempo sin darnos cuenta gracias, sobre todo, al dinamismo con el que Maas dispone los acontecimientos y la rapidez con la que la autora conduce sus propios recuerdos.

¿Qué no nos ha gustado?
- A saltos entre recuerdos: Maas dispone los acontecimientos de Mad women de tal forma que un recuerdo personal conduce a otro y una experiencia pasada desemboca en una nueva. Esta transición funciona con cierta irregularidad puesto que, en algunos casos, el desarrollo resulta un poco forzado, sin una fluidez clara entre unos y otros.
- Recordando a Mad Men: para aquellos lectores que hayan seguido de cerca la serie televisiva Mad Men, Mad women será una lectura imprescindible puesto que completa algunas de las lagunas que la superproducción deja en el aire. Pero quienes desconozcan la serie, es posible que se sientan un poco perdidos ante la gran cantidad de referencias que Maas hace a la serie de forma indirecta.

Artículos relacionados
La perla de China de Anchee Min
¡Llama a la comadrona! de Jennifer Worth
Sal en la piel de Suzanne Desrochers
Todo lo que soy de Anna Funder

1 comentarios :

¡Una reseña muy interesante, ahora ya solo queda ver el desarrollo total de Mad Men última temporada para poder opinar del resultado final de la serie!

Publicar un comentario