miércoles

Reseña: La marca del meridiano de Lorenzo Silva

En una sociedad envilecida por el dinero sucio y la explotación de las personas, todavía el amor puede ablandar a las fieras. Un guardia civil retirado aparece colgado de un puente, asesinado de manera humillante. A partir de ese momento, la investigación que ha de llevar a cabo su viejo amigo y discípulo, el brigada Bevilacqua, abrirá la caja de Pandora: corrupción policial, delincuentes sin escrúpulos y un hombre quijotesco que buscará en el deber y el amor imposible la redención de una vida fracturada. Ambientada en la Cataluña actual, esta absorbente novela policíaca de Lorenzo Silva, maestro indiscutible del género, se adentra más allá de los hechos y presenta un sólido retrato del ser humano ante la duda moral, el combate interior y las decisiones equivocadas.

¿Qué nos ha gustado?
- Todo está conectado: aunque no es absolutamente indispensable la lectura de las anteriores novelas protagonizadas por el detective Bevilacqua, sí es recomendable que, al menos, se lea El lejano país de los estanques y El alquimista impaciente para entender algunos detalles de los protagonistas, tal como aspectos relacionados con la relación entre Bevilacqua y Chamorro o con el pasado de Bevilacqua.
- Ahondando en lo más actual: redes sociales, policía, crisis social y económica… Lorenzo Silva no deja en el tintero ninguno de los temas más candentes del momento y enhebra la trama de suspense de su último trabajo con un pormenorizado retrato social-económico, a veces descarnado, y otras incluso crudo, que refleja muy bien la realidad que se vive hoy en España.
- Un maestro del género: la larga trayectoria de Silva como escritor de novelas de género negro se deja sentir en cada página de La marca del meridiano. El escritor sabe perfectamente cómo estructurar la trama para atrapar nuestro interés, cómo mantener en vilo los acontecimientos con el objeto de aumentar la tensión narrativa y, sobre todo, cómo narrar, con una prosa cuidada y un estilo ameno y directo, las indagaciones que protagoniza Bevilacqua.
- Conociendo secretos: La marca del meridiano es, tal vez, la novela en la que más se aprecia la perfección de Bevilacqua y Chamorro como personajes literarios. A lo largo de la obra, la pareja evoluciona y gana complejidad, desvelando, al mismo tiempo, muchos de los secretos que Silva había dejado en el aire en sus anteriores novelas. Especialmente interesante en este sentido es la revelación de los tormentos pasados de nuestro protagonista en el epílogo que nos ofrece una imagen más cercana de la figura central de la obra.

¿Qué no nos ha gustado?
- Demasiado introspectivo: poniéndonos un poco exigentes, Bevilacqua resulta a veces interiorista en exceso. Sus monólogos internos ofrecen mucha complejidad a su figura pero también pueden resultar, un poco retorcidos y reiterativos en algunas ocasiones. Un detalle que, sin embargo, no influye de forma decisiva sobre la calidad general de la obra.

Artículos relacionados
Los litigantes de John Grisham
La verdad de la mentira de Elizabeth George
Los reyes de lo cool de Don Winslow
Las joyas del paraíso de Donna Leon

0 comentarios :

Publicar un comentario