jueves

Reseña: I love Islam de Patricia Finucci

¿Qué es lo que ocurre cuando tu mejor amiga se casa con un musulmán y deja de acudir al aperitivo de los jueves? Las otras, todas solteras y con una rica vida social, la imaginan encerrada en casa, sometida, infeliz y con un velo negro en la cabeza. Pero descubrirán que la realidad es muy diferente: Rita está contenta y con su nueva situación se siente más serena. Así entre depilaciones con miel, pintalabios hechos en casa a base de zumo de frutas, vestidos fashion islámicamente correctos, juegos de seducción y perfumes de jazmín, las chicas conocerán el rostro más intrigante del mundo islámico.

¿Qué nos ha gustado?
- No todo es religión: aunque la trama de I love Islam gira todo el tiempo alrededor del mundo musulmán, Finucci no cae en la tentación de basar los acontecimientos únicamente en los aspectos religiosos. Por el contrario, la autora ahonda sobre detalles menos conocidos de la cultura musulmana como el maquillaje o la moda que ofrecerán al lector una imagen más divertida y desconocida de esta temática tan tratada en la literatura a actual.
- Como si fuera una conversación: a pesar de que la temática de I love Islam puede resultar un tanto densa para algunos lectores, Finucci suple con creces la monotonía del argumento gracias al dinamismo del lenguaje, que utiliza casi como si la novela fuera en realidad un coloquio hablado entre distintas personas más que una obra literaria en sí misma.

¿Qué no nos ha gustado?
- Demasiadas historias: Finucci crea en I love Islam un retrato bastante profundo sobre la imagen de la mujer musulmana en el siglo XX que examina con detenimiento el presente y el futuro del mundo femenino a través de múltiples voces, la mayoría de ellas reales. Esta multiplicidad implica que no existan realmente unos personajes centrales claros sino muchas figuras diferentes que se revelan unas a otras sin que el lector tenga tiempo de sintonizar con sus testimonios o con sus vidas.
- Falsa impresión: en apariencia I love Islam parece una novela chick-lit –del estilo de Sexo en Nueva York–, pensada para entretener a lo lectores sin mayores pretensiones. Pero, en realidad, la novela de Patricia Finucci no tiene nada que ver con este género –para bien o para mal– sino que se acerca más al realismo puro, con cierto trasfondo reflexivo y un fin último más bien enfocado a la reflexión que al entretenimiento.
- Lindando en la no-ficción: I love Islam es una novela que no puede clasificarse al 100% como ficción. De hecho, algunos capítulos coquetean de forma clara con la no ficción e incluso con el ensayo religioso de corte social. Esta mezcla genérica puede no resultar convincente para los seguidores mas férreos de uno y otro género puesto que la simbiosis no termina de quedar clara dentro de la trama.

Artículos relacionados
Volver de Toni Morrison
Los desorientados de Amin Maalouf
Mad women de Jane Maas
Noches azules de Joan Didion

1 comentarios :

La traducción al español es pésima. El libro parece más un panfleto pro islamista que un documento fiel.

Publicar un comentario