jueves

Reseña: En punto muerto de Charlaine Harris

El hecho de crecer con habilidades telepáticas hizo que Sookie Stackhouse se diera cuenta pronto de que había secretos que prefería no conocer. Y ahora que ha crecido, va a descubrir que tampoco le gustaría tener que ver algunas situaciones como, por ejemplo, a Eric Northman bebiéndose la sangre de una joven. Hay bastantes cosas que Sookie querría decirle a Eric al respecto, pero tiene que guardar silencio. Felipe de Castro, el rey vampiro de Luisiana, de Arkansas y de Nevada, está en la ciudad y es un momento pésimo para que el cuerpo de una mujer haya aparecido delante del patio de Eric, sobre todo teniendo en cuenta que es la misma mujer de la que acababa de alimentarse.

¿Qué nos ha gustado?
- Atando cabos: En punto muerto es una novela que no supone un avance argumental imprescindible en la saga True Blood puesto que no hay en la misma sucesos esenciales para los personajes ni para la serie. Aún así, esta obra sí resulta muy útil, sobre todo para los incondicionales de la serie, ya que aporta muchos detalles complementarios a sus predecesoras y aclara algunos aspectos que no quedaron muy claros anteriormente.

¿Qué no nos ha gustado?
- Déja vu: uno de los fallos más graves de En punto muerto es la continua tendencia de Charlaine Harris a repetir ciertas acciones de los personajes una y otra vez; como si fuera necesario exponer al lector los mismos hechos cuatro y hasta cinco veces sin descanso. Esta repetición convierte la trama en una sucesión bastante monótona y casi cíclica que no dice demasiado a favor de la construcción narrativa de la obra.
- Bajando el suspense: uno de los rasgos más característicos de la saga True Blood eran sus dosis de misterio que hacían que el lector se mantuviera atado a los acontecimientos de forma irremediable. Sin embargo, en En punto muerto el suspense ha decaído de forma considerable lo que hace que la intriga general de la obra disminuya aún más que en El día del juicio final.
- Falta de pasión: aunque Harris vuelve a introducir un alto componente amoroso en En punto muerto, la pasión que se dejaba notar en Muerto hasta el anochecer ha desaparecido por completo en esta 13º entrega de la saga. Las escenas de sexo son menos apasionadas y los personajes han perdido gran parte de la atracción personal que existía entre ellos.
- Nos debilitamos: uno de los grandes baluartes de True Blood era su carismática protagonista, Sookie, que gracias a su personalidad y su fuerte presencia literaria, no tardó demasiado en lograr un hueco prioritario en el elenco de la serie. En En punto muerto, sin embargo, Sookie ha perdido gran parte de su atractivo, quedando reducida a una simple sombra de sí misma que no equipara ni de lejos su pasado interés.

Artículos relacionados
Aleación de ley de Brandon Sanderson
Ciudad de almas perdidas de Cassandra Clare
La chica de fuego y espino de Rae Carson
Numbers 2 de Rachel Ward

0 comentarios :

Publicar un comentario