martes

Reseña: El chico de Steve Hamilton

Hace un tiempo me llamaron el Chico Milagro. Después, el Mudo de Milford. El Chaval de Oro. El Joven Fantasma. El Chico. El Especialista. El Artista de las Cajas. Todo eso y más. Pero tú puedes llamarme Mike. Marcado por la tragedia cuando era un niño, Michael no es un adolescente muy común: lleva más de diez años sin decir una sola palabra, y, además, descubre que tiene un don muy especial: es capaz de abrir cualquier cerradura, cerrojo, combinación o caja fuerte que se proponga. Pero esa habilidad no tardará en llegar a oídos de unos mafiosos que le chantajearán con la vida de Amelia, la chica de la que se ha enamorado, para utilizarle en sus golpes. Se verá envuelto así, sin pretenderlo, en una espiral de violencia que lo convertirá en un artista del robo, un mito. Y la única forma que tendrá de escapar de este infierno será una jugada desesperada en la que arriesgará más que su vida...

¿Qué nos ha gustado?
- Más allá del robo: El chico es algo más que una historia de abrir cerraduras y de descubrir claves de cajas fuertes. Es, en realidad, una metáfora encubierta de los efectos de la pobreza y los traumas pasados en los menores, de cómo el amor puede curar las cicatrices más profundas y de qué forma el ser humano enfrenta las adversidades en los peores momentos de su existencia. Toda una encadenación de simbolismos y dobles sentidos que transforman una trama, en apariencia, superficial, en un argumento complejo con múltiples lecturas posibles.
- Una novela de suspense particular: El chico no es lo que podría considerarse como un thriller convencional. De hecho, la historia sobre la que se basa es bastante diferente de las líneas argumentales a las que estamos acostumbrados dentro de este género. Llamativa, provocadora y con cierto aire impactante, El chico es una novela muy recomendable para aquellos lectores que exigen algo más a las típicas obras de misterio y acción.
- Un protagonista silencioso: insertar un personaje central sin habla en una novela es siempre un reto que no todas las veces acaba con un resultado positivo. Y lo primero que te planteas cuando descubres que el Chico milagro es mudo, es si, realmente, este personaje conseguirá crear una presencia dentro de la trama. La respuesta a estas dudas iniciales es sí. Absolutamente sí. Steve Hamilton consigue crear un protagonista carismático, con capacidad suficiente para abrirse hueco entre el elenco de personajes e incluso despuntar. Todo ello sin necesidad de mediar palabra puesto que sus acciones, su comportamiento y la forma tan genial que tiene Hamilton de conducirle dentro de la trama valen más que mil frases juntas.
- Notable estilo: la prosa de Hamilton en El chico no puede calificarse de excepcional puesto que el autor acaba cayendo en algún que otro cliché narrativo que no puede pasarse por alto. Pero, exceptuando estos pequeños fallos, el estilo general de la obra es bastante aceptable, rápido y efectivo, sobre todo.

¿Qué no nos ha gustado?
- Basta ya de robos: llega un momento, a partir de la mitad de la obra, en el que la trama de El chico se vuelve un tanto repetitiva. Cada vez que el Chico milagro se lanza a abrir una cerradura y Hamilton se pierde en descripciones pormenorizadas de todo este procedimiento, el lector acaba por desesperarse. Es interesante saber cómo el protagonista realiza su trabajo lñas cuatro primeras veces. Pero a la quinta, aburre.

Artículos relacionados
Los reyes de lo cool de Don Winslow
El índice del miedo de Robert Harris
Salvajes de Don Winslow
El amuleto de Medusa de Robert Masello

0 comentarios :

Publicar un comentario