martes

Reseña: El centinela de Robert Crais

Dru Rayne y su tío huyeron a Los Ángeles tras el desastre causado por el huracán Katrina. Sin embargo, tras cinco años en la ciudad, se enfrentan a un nuevo peligro. Cuando Joe Pike es testigo de cómo le dan una paliza al tío de Dru, les ofrece su ayuda, pero ninguno de ellos la acepta y tampoco le dan ninguna explicación de por qué hay unos misteriosos agentes del FBI siguiéndoles los pasos. A medida que los niveles de violencia se hacen mayores, y el propio Pike se convierte en un objetivo, Elvis Cole y él averiguarán que Dru y su tío no son quienes parecen y que todo lo que creía saber de ella no es más que una mentira.

¿Qué nos ha gustado?
- Subiendo el nivel: la fuerza estilística y la capacidad narrativa de Robert Crais ha experimentado una progresiva evolución a lo largo de los años. Pero es con El centinela, cuando hemos percibido realmente la calidad que está desarrollando el autor norteamericano como escritor. Su habilidad para construir ambientes y desarrollar personajes ha dado un salto de mejoría considerable y le sitúa como un novelista de thrillers a tener cada vez más en cuenta.
- El héroe Elvis: Crais recupera en El centinela gran parte de sus anteriores personajes como la divertida Lucy Chenier, y mantiene, al mismo tiempo, un elenco reducido y controlado de figuras, de tal forma que el lector nunca se pierde entre una marea ingente de personajes. Sin embargo, en el apartado de protagonistas, las figuras que más sobresalen son Elvis Cole y Joe Pike que conservan sus estatus pero ganan en atractivo y en carisma. Por mucho que leamos de ellos, no nos cansaremos de su presencia.
- Revelando secretos ocultos: la trama de El centinela combina la acción propia de los thrillers y la intensidad emocional de los mejores dramas literarios, ganando, con respecto a sus predecesoras, en complejidad introspectiva. Aún así, el mayor acierto de Crais en El centinela es el retrato que hace el autor sobre Joe Pike, cuyo pasado y relación con Elvis queda más resuelto que nunca, para satisfacción de los fans y beneficio de la serie.
- Tenemos que salvarla: los intentos de Joe por salvar a Dru convierten la trama de El centinela en una sucesión imparable de acontecimientos, en la que casi no hay un respiro entre tanta acción pero que tampoco supera ni sobrepasa al lector en ningún momento. En definitiva, un argumento con poco espacio para el aburrimiento y mucho margen para el entretenimiento.

¿Qué no nos ha gustado?
- Ya no haces gracia: uno de los detalles que más se echan en falta en El centinela es la pérdida del humor negro que siempre ha acompañado a Elvis. Esto de debe, sobre todo, al cambio de perspectiva que ha experimentado la novela, de la primera persona a la tercera, que ha hecho que los giros que este carismático protagonista introducía en la trama cada dos por tres desaparezcan por completo.

Artículos relacionados
Cuando el río suena de Joe Lansdale
Martes de hielo de Nicci French
La verdad de la mentira de Elizabeth George
Mr. Monster de Dan Wells

0 comentarios :

Publicar un comentario