jueves

Reseña: No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido de Aude Murail

¡Son hermanos, son huérfanos, son los Morlevent! Siméon, 14 años, superdotado. Morganne, 8 años, los adultos olvidan constantemente que existe. Venise, 5 años, les inventa tórridas historias de amor a sus Barbies. Han jurado que nadie los separará. Su objetivo es abandonar el orfanato y buscarse una familia. Por el momento, tienen dos candidatos: ella no es muy simpática y él es un irresponsable, pero hay más. Mucho más.

¿Qué nos ha gustado? 
- Los más débiles como protagonistas: No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido es una novela que no trata sobre super héroes y personas de fortaleza intachable sino, justamente, sobre lo contrario. Aude Murail vuelve a centrar su último trabajo –al igual que ya lo hizo en Simple–, en los más débiles, en este caso, en tres menores indefensos que, tras la perdida de sus padres, quedan abandonados y al amparo del estado. La escritora francesa aprovecha una vez más su trabajo literario para poner de relieve la indefensión de los más débiles ante situaciones de injusticia social como la que viven los hermanos Morlevent y reivindica con firmeza la importante labor que tiene la sociedad hacia estos menores tan vulnerables.
- Personajes para no olvidar: los protagonistas de No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido son, sencillamente, impecables. Desde la jueza encargada del caso de los Morlevent, pasando por los tres niños huérfanos, hasta terminar en la exquisita y refinada medio hermana que se encarga, finalmente, de su cuidado. Todos ellos tienen algo que enseñar al lector y la caracterización con la que Murail les dota transforma cada figura narrativa en un ser único con el que no tardaremos en sentir un irremediable afecto.
- Reírte y reflexionar: aunque el tema que Murail aborda en No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido es bastante serio y trascendental, sobre todo desde el punto de vista social, la escritora francesa utiliza un lenguaje divertido y una prosa con tintes de comedia, que aportan unas buenas dosis de humor a la trama, sin que con ello se vea afectado el trasfondo reflexivo de la obra.
- Calidad en alza: después de leer Simple, estaba claro que Murail era una autora con muchas perspectivas; ahora, tras la lectura de No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido, esta impresión queda aún más reforzada. La autora de origen francés es una escritora con talento nato para la narrativa, que consigue utilizar las palabras a su antojo para mostrar al lector un estilo puro, libre de artificios, pero en el que no falta buen hacer y elegantes figuras retóricas.

¿Qué no nos ha gustado? 
- En busca de lectores: No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido es una novela dirigida hacia un público, esencialmente, joven. Sin embargo, la complejidad del trasfondo que oculta tras de sí la novela, hacen dudar de la idoneidad de esta etiqueta; es una lectura más bien recomendable para un público de 17 años, como mínimo, en adelante, puesto que exige una cierta madurez personal para poder asimilar todo cuanto esconde el último trabajo de Murail.

Artículos relacionados 
Vecinos de Brooklyn Heights de Peter Hedge
Los besos no se gastan de Raquel Martos
La delicadeza de David Foenkinos
La abuela Lola de Cecilia Samartín

1 comentarios :

porfavor alquien me puede decir una pagina para poder descargarme el libro e imprimirlo muchas gracias es urgente

Publicar un comentario