jueves

Reseña: Las ventajas de ser un marginado de Stephen Chbosky

Charlie tiene 15 años y se ha quedado solo tras el suicidio de su mejor amigo. Vive con sus padres, su popular y guapa hermana y un hermano mayor que es una estrella del fútbol americano y que está a punto de comenzar la universidad. Su profesor de lengua está convencido de que Charlie posee una gran capacidad intelectual. Tras conocer a Sam y Patrick empieza a comprender lo que es ser un adolescente, y comienza un viaje hacia la madurez que le llevará a recorrer caminos nuevos e inesperados. Con ellos descubre nueva música, empieza a beber, fumar y coquetear con drogas, cambia de amigos. ¡Hasta que se convierte en un joven de verdad!

¿Qué nos ha gustado?
- Creciendo y aprendiendo: Las ventajas de ser un marginado es una novela que aborda de lleno todos los temas más habituales que rodean a los jóvenes; desde la sexualidad, pasando por las drogas y el alcohol hasta las enfermedades mentales. A través del protagonista el lector se adentra en un relato natural y carente de artificios en el que presenciamos de primera mano todas las dificultades, miedos y expectativas de un joven durante sus difíciles años como adolescente.
- Es difícil no quererle: bien sea porque despierta un cierto efecto de identificación con el que todos nos sentimos más o menos reflejados; por su particular forma de narrar su historia, tan cercana que casi sentimos como uno de sus amigos; o, simplemente, por su carisma y su tierna ingenuidad. Pero, en cualquiera de los casos, o tal vez por una mezcla de todo ello, Charlie es un personaje con el que el lector no tarda en simpatizar y querer sin dificultades desde los primeros compases de la novela.
- No recomendada para menores: Las ventajas de ser un marginado es una novela perfecta para lectores cercanos o inmersos en plena adolescencia, puesto que estos encontrarán en la historia de Charlie un reflejo de su propia existencia que les ayudará a entender su entorno y también a entenderse a sí mismos. Pero para lectores mas jóvenes, Las ventajas de ser un marginado no es tan adecuada, sobre todo, por las escenas de sexo implícitas y por la profundidad con la que se abordan temas más peliagudos como la drogadicción adolescente.

¿Qué no nos ha gustado?
- Es mejor salir del agujero: aunque la prosa de Stephen Chbosky y la voz narrativa con la que cuenta Charlie tienen una entidad propia dentro de la novela y un gran calado, se echa en falta un toque de mayor optimismo en Las ventajas de ser un marginado. A veces la novela resulta tan depresiva, sobre todo al principio, que incluso nos entrarán ganas de echarnos a llorar en más de una ocasión. Por eso es mejor dejar Las ventajas de ser un marginado para algún momento donde tengamos alegría desbordada en nuestro interior sino queremos caer en un pozo oscuro después de una lectura tan intensa.
- Crecimiento apresurado: el final de Las ventajas de ser un marginado resulta un tanto decepcionante. El contraste entre la lentitud general de la trama y la conclusión de la misma no solo es excesivo sino que deja al lector con un montón de interrogantes sin respuesta y con ganas de un par de capítulos más que brillan por su ausencia.

Artículos relacionados 
Si no despierto de Lauren Oliver
Frío de Laurie Halse Anderson
Por trece razones de Jay Asher
Tokio blues de Haruki Murakami

0 comentarios :

Publicar un comentario