martes

Reseña: Las leyes de la frontera de Javier Cercas

En el verano de 1978, cuando España no ha salido aún del franquismo y no termina de entrar en la democracia y las fronteras sociales y morales parecen más porosas que nunca, un adolescente llamado Ignacio Cañas conoce por casualidad al Zarco y a Tere, dos delincuentes de su edad, un encuentro que cambiará para siempre su vida. Treinta años más tarde, un escritor recibe el encargo de escribir un libro sobre el Zarco, convertido para entonces en un mito de la delincuencia juvenil de la Transición, pero lo que el escritor acaba encontrando no es la verdad concreta del Zarco, sino una verdad imprevista y universal, que nos atañe a todos. Así, a través de un relato que no concede un instante de tregua, escondiendo su extraordinaria complejidad bajo una superficie transparente, la novela se convierte en una apasionada pesquisa sobre los límites de nuestra libertad, sobre las motivaciones inescrutables de nuestros actos y sobre la naturaleza inasible de la verdad. También confirma a Javier Cercas como una de las figuras indispensables de la narrativa europea contemporánea.

¿Qué nos ha gustado? 
- Regresando a la Transición: al igual que ya hizo con Anatomía de un instante, Javier Cercas vuelve con Las leyes de la frontera a la época de la Transición española pero en esta ocasión con un trasfondo menos político y más social. El escritor español hace en su último trabajo un retrato colorido y variopinto de los años que siguieron a la caída del Franquismo, insertando detalles que resultan evocadores para los que vivieron en estos años –véase por ejemplo, la reconstrucción tan perfecta que Cercas hace de los salones de juego del momento– y que enseñarán mucho a los que no compartieron el mismo tiempo histórico que Ignacio Cañas y los suyos.
- Un protagonista con doble función: Cercas construye en Las leyes de la frontera un protagonista cercano con el lector y que, al mismo tiempo, encarna diferentes y muy complejos simbolismos. Y es que Ignacio Cañas es un fiel reflejo de la juventud propia de la Transición pero también una metáfora del bien y del mal, de lo pequeña que es la distancia entre lo correcto y lo incorrecto. Una doble funcionalidad que Cercas sabe conducir de forma muy acertada hasta conformar una figura que es de las más completas salidas de la mente del escritor español.
- Amor intermitente pero poderoso: la relación amorosa entre El Gafitas y Tere inserta en la trama principal una segunda línea argumental que aligera la carga de violencia y degeneración que centra la historia principal y aporta, al mismo tiempo, una visión más personal e íntima del protagonista comforme avanza en su carrera criminal junto a El Zarco.
- Entre el mito y la realidad: la combinación de puntos de vista con la que juega Cercas en Las leyes de la frontera permite al lector percibir el mundo de los quinquis desde disitintos ángulos: el que corresponde con los recuerdos de El Gafitas, que nos ofrece el lado más real y trsite de El Zarco y su banda de delincuentes, y el de la policía que muestra una imagen más idealizada de este universo de pillos y pícaros modernizados. La combinación de ambos dentro de la trama es el mejor acierto de Las leyes de la frontera, aunque, como viene siendo habitual en sus novelas, Cercas deja en manos del lector la elección de la perspectiva que considera más acertada con la historia.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Exceso de pensamientos: nadie puede negar que Las leyes de la frontera es una novela de Cercas. La prosa mantiene ese toque de sencillez y dinamismo que tan propio es del escritor español pero sin sacrificar a cambio la profundidad narrativa ni estilística. Una combinación efectiva que, sin embargo, se vuelve un poco densa en algunos capítulos en los que la acción queda demasiado tiempo detenida en reflexiones internas y pasajes de tipo psicológico que dificultan el desarrollo de la trama.

Artículos relacionados 
Cosmópolis de Don DeLillo
Las ventajas de ser un marginado de Stephen Chbosky
Baila, baila, baila de Haruki Murakami
Diario de una mariposa nocturna de Rachel Klein

0 comentarios :

Publicar un comentario