viernes

Reseña: La sombra de la serpiente de Rick Riordan

Y, mientras, todos nos dan la espalda. Un grupo de magos rebeldes, encabezados por Sarah Jacobi, nos han acusado a Sadie y a mí de haber provocado el caos y de que Set esté en libertad. Juran que acabarán con nosotros... De los dioses, mejor ni hablar: nadie sabe dónde se han metido, y los que quedan, como Ra, el mismísimo dios del sol, solo piensan en chupetear galletas, babear y tararear cancioncillas sin sentido... Nunca hemos estado tan solos y tan desesperados; solo nos queda una última oportunidad: capturar la sombra de Apofis. Se me olvidaba deciros que nadie hasta ahora lo ha conseguido, así que, si sale mal, no estaremos aquí para contarlo.

¿Qué nos ha gustado? 
- Final digno: La sombra de la serpiente es, ante todo, una conclusión muy adecuada para la saga que Riordan inició hace tres años. Todos los interrogantes que se han ido creando a lo largo de esta trilogía quedan resueltos, bien atados, y el final no peca de ser insuficiente ni de resultar una solución apresurada ni artificial. Como suele ser ya habitual en las novelas de Rick Riordan, el autor norteamericano concluye la que es su tercera saga con un broche coherente y, desde luego, bien pensado.
- Repitiendo la fórmula del éxito: la trama de La sombra de la serpiente mezcla la fórmula del éxito que se está volviendo tan recurrente para Riordan al insertar, una vez más, en una misma novela héroes y dioses mitológicos. Pero en esta tercera entrega de la saga de los Kane el escritor introduce una dosis aún más marcada de humor –que resulta menos artificial que la que vimos en La pirámide roja–, unos componentes de romance más claros de los que existían en las novelas precedentes y unos interesantes cameos que suponen la fusión definitiva entre la serie de Percy Jackson y la protagonizada por los hermanos Kane.
- El Olimpo egipcio: La sombra de la serpiente es, probablemente, una de las mejores novelas que Riordan ha escrito hasta la fecha y, sin duda, la obra más destacada de toda la saga de los Kane. Los personajes –sobre todo Sadie que en la primera novela resultaba insufrible– han experimentado un salto de calidad en cuanto a la complejidad narrativa y la trama desborda tanta o más originalidad que sus antecesoras.
- Vamos creciendo: tanto La pirámide roja como El trono de fuego eran novelas más bien encaminadas a un público adolescente temprano, lindando casi con la literatura infantil. Pero con La sombra de la serpiente, Riordan aprovecha el crecimiento natural de los personajes para evolucionar la trama de la saga y volverla más madura. Las relaciones personales y amorosas entre los protagonistas son en esta tercera novela más complejas que en las anteriores y las situaciones a las que se enfrentan los Kane ganan, asimismo, en profundidad.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Los diálogos no son tu fuerte: la prosa de Riordan en La sombra de la serpiente sigue tan fresca y dinámica como siempre, cargada de guiños al lector e ingeniosas frases llenas de humor. Pero lo que sí se echa en falta es una mejor construcción de los diálogos que pecan, en más de una ocasión de exceso de simplismo.

Artículos relacionados 
Bitterblue de Kristin Cashore
Ciudad de almas perdidas de Cassandra Clare
La caza de Andrew Fukuda
Anna vestida de sangre de Kendare Blake

0 comentarios :

Publicar un comentario